¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Si bien Lean Six Sigma no es la cura a todos los males del desempeño empresarial, sin duda representa un elemento clave para el alto rendimiento de las organizaciones ofreciendo las bases para una innovación y mejora continua de los resultados.

A lo largo del tiempo, los grandes líderes empresariales se han dado a la tarea de encontrar la mejor manera para perfeccionar sus procesos de negocio. La gran mayoría de ellos han sido abordados por numerosas consultoras y expertos que ofrecen distintos sistemas, métodos y soluciones tecnológicas. La búsqueda, en muchos casos, no ha sido exitosa, y los líderes se ven en la necesidad de seguir buscando.

En la actualidad, las compañías hacen frente a un futuro incierto. Difícilmente se encontrarán maneras innovadoras para estabilizar y preparar a las empresas. Resultado de esto, las organizaciones se inclinan por la aplicación de las herramientas con las que cuentan o que, al menos, ya están establecidas.

Lean Six Sigma

¿Qué es Lean Six Sigma?

Lean Six Sigma es un tema de moda. Por principio, Six Sigma es una combinación de mejores prácticas que se basa en las estadísticas y calidad más sobresalientes, aprovechando técnicas Lean para eliminar desperdicios. Además, se vale de las mejores técnicas de administración de proyectos de acuerdo al Instituto de Administración de Proyectos (PMI), así como de la gestión del cambio. Incorporando todos estos elementos en su estrategia empresarial, logrará un proceso continuo de evolución hacia delante.

Ahora bien, la combinación de Lean o manufactura esbelta y Six Sigma, resultan en una nueva serie de herramientas y métodos que se han convertido en la más reciente tendencia para la administración de empresas de servicio.

Por una parte, los principios Lean se enfocan en la creación de valor para el usuario final. Lean examina cada actividad dentro del proceso y lo filtra, categorizándolo como de valor agregado o no. Esta metodología tiene un concepto llamado los 7 residuos mortales y, al enfocarse en identificar y eliminar estos desperdicios en el negocio, la organización tendrá la capacidad de incrementar su eficiencia, impulsar más el rendimiento y generar mayor valor para el cliente. Esos 7 residuos mortales son: defectos, inventario, sobre-procesamiento, espera, movimiento, transportación y sobre-producción.

Mientras que la metodología Lean se centra en la eliminación de desperdicios en la empresa, los principios de Six Sigma se enfocan en perfeccionar la capacidad de un proceso para brindar calidad constante cubriendo las expectativas de los clientes. Fundamentalmente, al eliminar la variación de un proceso, las posibilidades de error disminuyen de forma controlable y medible estadísticamente. Esto se traduce en alcanzar niveles casi perfectos de operación.

Lean Six Sigma para todos

Claramente las ventajas competitivas del negocio vendrán de su agilidad y precisión en la ejecución de los procesos. Dichos procesos apoyan la planeación estratégica de la empresa y fundamentan la toma de decisiones, generan valor a los clientes, evalúan el desempeño de la organización, al mismo tiempo que crean y venden productos y servicios.

Pero, ¿cómo crear esa agilidad y precisión en la ejecución de procesos para diferenciar a una empresa de su competencia sin tomar riesgos innecesarios y gastar dinero? La respuesta está en Lean Six Sigma. Todas las empresas, tanto de servicios como manufactureras, presentan desafíos que ponen en riesgo el éxito de sus procesos de negocio. Atendiendo factores como los desperdicios en procesos ocultos y la amplia diversificación de productos, lograrán un gran avance en el perfeccionamiento de sus procesos.

La clave del éxito de Lean Six Sigma

La actual complejidad de los negocios conlleva un gran número de retos. Las herramientas y métodos de Lean Six Sigma fueron diseñados específicamente para crear estabilidad y capacidad de predicción en las empresas. Es de suma importancia que las organizaciones aprendan a ser fieles a los principios de Lean Six Sigma y los pongan en práctica de manera poco convencional.

Los retos pueden ser muchos y aparecer en todas partes, lo que dificulta saber por dónde empezar, qué problemas deben resolverse y cuándo. Además, todas las empresas tienen una cultura propia que puede ser compleja y, sin duda, distinta a otras, aún cuando se encuentren en situaciones similares.

Empero los desafíos que enfrentan las compañías de hoy, es imperativo que sigan buscando las soluciones que impulsen la mejora de su eficiencia, crecimiento y posicionamiento en el mercado del futuro. Cuando Lean Six Sigma se aplica de manera correcta, la empresa será más ágil, eficiente y efectiva frente a sus competidores, señal de que el negocio avanza al siguiente nivel.

Por Pedro Garza
Director de Soluciones de Ingeniería de Epicor para Latinoamérica y el Caribe
www.epicor.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores