¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, durante el año 2013 el comercio electrónico creció un 48,5% alcanzando ventas por 24.800 millones de pesos (excluyendo IVA). De éstas, 23.000 millones corresponden a la modalidad empresa a consumidor (Business to Consumer o B2C) y 1.800 millones a operaciones entre consumidores (Consumer to Consumer o C2C).

En este marco de crecimiento también se desarrollan acciones destinadas a impulsar el comercio online, como por ejemplo el reciente CyberMonday. La acción ha sido un éxito alcanzando picos de hasta 135 mil navegantes en la página oficial en el horario de mayor concurrencia, con un 30% del tráfico generado por dispositivos móviles como tablets y smartphones, finalizando su primer día de actividad con más de 1.5 millones de visitas a su landing.

De todas formas, existen algunos desafíos que esta modalidad de compra y venta online debe enfrentar. Hoy en día, la mayoría de las aplicaciones y servicios que consumimos en internet están basados en una infraestructura que en la jerga informática se denomina de alta disponibilidad. Un sistema o plataforma que garantiza la alta disponibilidad asegura un grado de continuidad operacional pre definido. De este modo, la plataforma estará disponible para los usuarios un tiempo especificado.

Para alcanzar óptimos niveles de funcionamiento, las organizaciones deben evaluar qué nivel de alta disponibilidad necesitan brindar a sus clientes, para esto deberían contestar preguntas tales como: ¿Puede mi organización seguir funcionando (y vendiendo) con los servicios caídos?, ¿qué impacto tendría?, de todos los servicios, ¿cuáles son esenciales?, ¿cuánto tiempo es aceptable estar fuera de servicio para mis clientes?, ¿qué nivel de daño puede ocasionar a la marca y al negocio un fallo? Del mismo modo, se debe tener en cuenta que cuanto mayor es el requisito, mayor será el costo asociado a su cumplimiento.

La forma tradicional de lograr la alta disponibilidad es en primer lugar mediante la redundancia física: se duplican los componentes de hardware, como discos, fuentes de alimentación, etc.

También puede lograrse mediante la duplicación de servidores y agrupamiento en lo que se denominan clusters, incluso pueden utilizarse data centers ubicados en distintas locaciones para evitar hechos catastróficos.

En este sentido, la irrupción del ‘cloud computing’ provee una forma muy eficiente y económica de duplicar servicios. Para esto, los servidores deben estar siendo continuamente monitoreados por software específicos y por los administradores, y la organización debe contar con un plan detallado de recuperación ante fallas que debe ser actualizado y probado constantemente.

Hoy en día las organizaciones dependen cada vez más de sus plataformas online, la creciente complejidad de las soluciones introduce cada vez más puntos de fallas que deben ser atendidos. El daño no sólo puede ser económico sino también de imagen y confianza.

Anticiparse y generar soluciones adecuadas es una tarea que cualquier organización debe encarar seriamente.


Ezequiel Naftali
Director de Tecnología de Boxeway

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores