¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Las personas no son recursos que la organización consume, utiliza y produce costos. Por el contrario, constituyen un factor de competitividad, de la misma forma que el mercado y la tecnología. En consecuencia, es mejor hablar de Administración de talento para resaltar la administración de recursos humanos con las personas.

Las personas son diferentes entre sí, están dotadas de una personalidad propia, tienen una historia personal particular, conocimientos, destrezas y competencias. Son los elementos vivos e impulsores de la organización, capaces de dotarla de la inteligencia, talento y aprendizajes indispensables para su constante renovación en un mundo lleno de cambios y desafíos.

Las personas son socios de la organización y los únicos capaces de conducirla al éxito y la excelencia. Todos los gerentes son administradores de talento humano, pues todos participan en actividades como reclutar, entrevistar, seleccionar y capacitar.

Los recursos humanos son un elemento esencial e importante para el buen funcionamiento de las organizaciones. Todas cuentan con un activo muy importante para su buen funcionamiento, siendo el talento humano un elemento primordial y esencial en la empresa ya que son dinámicos, poseen gran potencial de desarrollo, el cual debe ser aprovechado para explotar nuevas habilidades, transformar la información recibida en conocimiento, con la finalidad de obtener nuevas actitudes y comportamientos que beneficien la maximización de la productividad de la empresa.

Por lo tanto se debe de reclutar y seleccionar de forma correcta al talento humano, según las técnicas que tradicionalmente se utilizan para demostrar si el recurso es el indicado para desempeñar el cargo asignado, si posee los conocimientos requeridos para el buen desarrollo de sus funciones, y colaborará con mucha disponibilidad para alcanzar los objetivos y metas que tiene prevista la empresa y así obtener el éxito organizacional.

El contexto de la administración del talento humano

El contexto en que se aplica la administración del talento humano, está representado por las personas y las organizaciones. Nace como una actividad mediadora entre ambos para moderar o disminuir el conflicto empresarial entre objetivos organizacionales y objetivos individuales de los colaboradores, considerados hasta entonces incompatibles y totalmente irreconciliables.

La administración del talento humano es, al mismo tiempo, dinámica y cambiante

La primera característica de este contexto es la complejidad, la manera que las personas y la organización se relacionan para alcanzar sus objetivos, varía de una organización a otra. Algunas organizaciones se caracterizan por una visión democrática y abierta para tratar a las personas, mientras que otras parecen haberse detenido en el tiempo y espacio con la adopción de políticas anacrónicas y retrogradas.

La segunda característica es el cambio. El mundo atraviesa por grandes transformaciones, en los aspectos económicos, sociales, tecnológicos, culturales y demográficos. Estos cambios ocurren cada vez más rápido e imprevisible.

Las organizaciones, la creciente velocidad de cambios, ya no tardan en incorporarse a su comportamiento y estructura organizacional, las innovaciones que ocurran a su alrededor, el problema es que muchas organizaciones no tienen la menor idea de que el mundo se modifica y se olvidan de cambiar..

Como sabemos la administración del talento humano no es una tarea muy sencilla, cada persona es única y puede percibir la misma acción de diferente forma, según la influencia de muchas variables. Entre ellas las diferencias en cuanto a aptitudes y patrones de comportamientos ya que son muy diversos.

Objetivos de la administración del talento humano

La administración del talento humano tiene como una de sus tareas proporcionar las capacidades humanas requeridas por una organización y desarrollar habilidades y aptitudes del individuo para ser lo más satisfactorio a sí mismo y a la colectividad en que se desenvuelve. Consiste en la planeación, organización de desarrollo, coordinación y control de las técnicas capaces de promover el desempeño eficiente del personal. Al mismo tiempo que las organizaciones constituyen el medio que permita a las personas que en ella colaboran lograr sus objetivos individuales, relacionados directa o indirectamente con el trabajo.

La administración del talento humano trata de conquistar y de retener a las personas en la organización para que trabajen al máximo, con una actitud positiva, disponible y favorable.
En administración de empresas, se denomina recursos humanos (RRHH) al trabajo que aporta el conjunto de los empleados o colaboradores de esa organización. En la actualidad se está utilizando el término Talento Humano. Pero lo más frecuente, es llamar así a la función o gestión que se ocupa de seleccionar, contratar, formar, emplear y retener a los colaboradores de la organización.

El objetivo básico que persigue la función del talento humano con estas tareas es alinear el área o profesionales de recursos humanos con la estrategia de la organización, lo que permitirá implementarla a través de las personas, quienes son consideradas como los únicos recursos vivos e inteligentes capaces de llevar al éxito organizacional y enfrentar los desafíos que hoy en día se percibe en la fuerte competencia mundial. Es imprescindible resaltar que las personas son considerados agentes activos y proactivos dotados de inteligencia, creatividad y habilidades intelectuales.

Los principales objetivos de la administración del talento humano son:

  • Crear, mantener y desarrollar un contingente de personas con habilidades, motivación y satisfacción por alcanzar los objetivos de la organización.
  • Crear, mantener y desarrollar condiciones organizacionales para el empleo, desarrollo y

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores