En la actualidad las TIC en la gestión agropecuaria son un campo de exploración para conocer los posibles beneficios de la incorporación de las mismas en toda su cadena de valor.

Las actividades productivas primarias, estructuralmente esenciales para la mayoría de las economías de la región, se hallan casi todas inscriptas en los sectores “demorados”, y por ello requieren inmediata atención. Entre estas se cuenta la producción ganadera, particularmente de animales bovinos: varios de los principales exportadores de carne vacuna del mundo son países latinoamericanos, que aprovechan sus ventajas naturales para utilizar la modalidad de explotación pastoril, a cielo abierto y con alimentación a pasto natural. A favor de esas ventajas naturales, el MERCOSUR ejerce el liderazgo global en volúmenes de exportación de carne.

agropecuaria

Varios de los países latinoamericanos están experimentando con TIC en la gestión agropecuaria para mejorar la productividad. Aún naciones con severos problemas de desarrollo humano relativo buscan en las TIC herramientas para acortar la brecha de gestión en la producción de carne, leche y otros alimentos. Las tendencias globales que conducen este proceso de apropiación TIC por parte de la producción ganadera son básicamente tres:

  1. El nuevo concepto de “Seguridad Alimentaria”, devenido fundamental para los mercados de los países desarrollados a partir de diversos problemas sanitarios acaecidos durante las dos últimas décadas del siglo XX.
  2. La necesidad de mejorar la gestión de las unidades productivas agropecuarias, puesta de manifiesto en la demanda de aplicaciones TIC para la gestión administrativa, del predio, y del propio rodeo animal.
  3. La denominada “extensión agropecuaria”, concepto que engloba la capacitación, difusión de información y transferencia de conocimientos hacia usuarios del sector agropecuario a través de los sistemas de información y las TIC en general.

agropecuaria

Seguridad alimentaria

El concepto es muy comprensivo, admitiendo desde la lectura europea centrada en la inocuidad de los alimentos (“para los consumidores, la seguridad es el ingrediente más importante de la comida”), hasta la de la FAO, enfocada en la lucha contra el hambre y la subnutrición, y asociada a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas.

Factores tales como la crisis de contaminación de alimentos con dioxinas, y particularmente en ganadería la desconfianza generada por la epidemia de Encefalopatía Espongiforme Bovina (“Vaca Loca”), hicieron que en la década de 1990 los consumidores de países desarrollados exigieran y obtuvieran regulaciones muy severas respecto a la inocuidad de los alimentos que consumen,hayan sido producidos en su país o importados de otro.

En una reacción de tipo global, el mercado europeo, el japonés y otros erigieron casi simultáneamente fuertes barreras de entrada basadas en la necesidad de identificar cabalmente el origen y los procesos de cada alimento desde el inicio del ciclo vital hasta la llegada al plato del consumidor. Este concepto fue denominado “trazabilidad” o “rastreabilidad”, y su regulación por los países importadores ha resultado uno de los vectores más eficientes para introducir las TIC en las industrias de alimentos de origen agropecuario de todo el mundo.

Gestión de la Unidad Productiva Agropecuaria

Este segundo vector puede descomponerse en tres vertientes principales, que refieren a la incorporación de TIC a la gestión administrativa, la del predio y la del rodeo animal.

Gestión administrativa

Para mejorar la gestión de las explotaciones agropecuarias existen hoy herramientas informáticas de hardware y software, y creciente oferta de conectividad en telecomunicaciones para el medio rural. La producción de software especializado para la gestión empresarial ganadera, tanto de carne como lechera, y su correlato en las industrias frigorífica y láctea, es una realidad desde hace varios años. Primero en Estados Unidos, luego en países de tradición como Australia, España, Argentina, Brasil y Uruguay, firmas diseñadoras de software han colocado en el mercado productos de este tipo, con módulos y aplicaciones para el manejo ordenado de las fincas productoras. Estos sistemas resultan hoy accesibles en todas las modalidades comerciales, incluyendo freeware. Puede decirse que esta herramienta en general está madura, y las limitaciones en su difusión son inherentes a la denominada “divisoria digital” de los países de la región. Los productores ganaderos frecuentemente pertenecen a segmentos de poca interacción con lo digital: hogares rurales con baja exposición a la tecnología, insuficiente cobertura de redes de acceso, alta tasa de adultos mayores, educación formal no técnica son factores que dificultan la apropiación de las TIC. La acción de los gobiernos –fundamentalmente locales‐ y de las organizaciones sociales resulta esencial en la divulgación y capacitación necesaria para generalizar el uso de estas soluciones.

En varios países de la región la explotación lechera ha incorporado estas herramientas que mejoran la productividad de sus unidades productivas. El mercado también debe adaptarse a las circunstancias, desarrollando modelos de negocio que suministran estas aplicaciones a bajo costo en modalidad online, y buscando alianzas público‐privadas para la extensión de las infraestructuras de telecomunicaciones, en territorios que por definición son de baja densidad de consumidores.

Gestión predial

La utilización de soluciones GIS (sistemas de información geográfica) y el relevamiento de información satelital para la optimización de los recursos del suelo, agrega eficiencia a la explotación agropecuaria. Tanto en países relativamente avanzados como en regiones del planeta donde todavía existen aún costumbres pastoriles trashumantes, este tipo de herramientas resultan útiles para mejorar la calidad de explotación de los productores ganaderos.

Por su parte algunos países latinoamericanos han implementado sistemas de Información ganadera que entre otras prestaciones suministran información predial a los productores con acceso a través de Internet. Sobre una plataforma digital se genera permanentemente información georeferenciada con datos de dependencias a cargo de estadísticas agropecuarias, contralor de animales y registros públicos.

Gestión de los rodeos

La gestión física de los animales también está siendo mejorada por la incorporación de TIC. No solamente aprovechando las facilidades agregadas a la utilización masiva de lectores de radiofrecuencia asociada a los sistemas de trazabilidad, que habilitan la recopilación de información relevante y su tratamiento informático; también por modalidades comerciales que minimizan los traslados y la exposición a contagio de los animales, como los denominados “remates virtuales” o “por pantalla”.

Resultan también de interés algunas experiencias piloto en desarrollo de alambrados virtuales (“virtual fences”) que permitirían reducir sensiblemente el costo de los insumos necesarios para el cercado de predios, e incorporarán a la explotación terrenos escarpados hasta ahora inconvenientes para la ganadería pastoril. Diversos desarrollos de este tipo se llevan a cabo en laboratorios agropecuarios de varios países, utilizando en forma combinada tecnologías de geoposicionamiento satelital (GPS), triangulación de radiobases, redes celulares, accesos Wi Fi, computación y sensores, para construir prototipos de cercos virtuales 21.

Otros experimentos han aplicado robótica y análisis de conducta animal para diseñar soluciones de “pastores virtuales”. Esta última aproximación, con agentes físicos externos a la propia res, fue el primer enfoque en ser analizado y experimentado.

Actualmente las prácticas de alambrados virtuales más prometedoras se basan en la utilización de collares en cada animal, conectados en red y con capacidad para estimular cambios de trayectoria mediante sonidos específicos, cuyo volumen se relaciona con la proximidad del límite virtual. Pueden agregarse pequeños estímulos eléctricos que refuercen la instrucción. La inteligencia del sistema aprende la conducta del rebaño a partir de sus patrones de movimiento, y la referencia geográfica se establece a través de GPS y/o triangulación de radiobases inalámbricas. En estos sistemas, un simple laptop es suficiente para diseñar en un instante el cerco virtual requerido.

Es interesante relevar los estudios publicados sobre los fundamentos tecnológicos de estos sistemas.

Estos mecanismos pueden resultar valiosos para empresas de telecomunicaciones inalámbricas y gobiernos, en su objetivo de ampliar la cobertura de las redes de acceso en zonas rurales. La utilización de las radiobases celulares u otras antenas de redes públicas a efectos de la localización animal, pueden ayudar a optimizar las inversiones necesarias y justificar el despliegue en terrenos poco poblados, al incrementar la densidad de uso por zona de cobertura. Por otra parte, debe tenerse presente que se han patentado algunas tecnologías para encierros “defenceless” basados en sistemas RFID, como los que se utilizan en algunos países de la región.

La extensión agropecuaria

En los últimos años se ha extendido el uso de las TIC como herramientas útiles para la capacitación técnica de los productores rurales, para el acceso a distancia a información profesional dispersa o especializada, y para facilitar la gestión diaria a pequeña escala. La generación de plataformas a ese efecto ha permitido agregar prestaciones y funciones a los sistemas, y aún convertirlos en canal eficiente de educación formal a distancia. Desde la respuesta a preguntas frecuentes, a los cursos no presenciales de carreras técnicas, el espectro de utilización de la extensión TIC agropecuaria incluye transferencia de tecnologías a pequeños productores, participación en redes sociales, y estrategias de capacitación digital en general.

En la lechería particularmente, la extensión agropecuaria avanzó con mucha velocidad hacia la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. La innovación tecnológica es una constante en todos los eslabones de la cadena, crecientemente se habla de una lechería inteligente… es en ese marco que se crean nuevas oportunidades en el campo de la Extensión Lechera, el uso creciente de las TICs comienza a prefigurar un “nuevo” concepto: la e – Extensión”.

Sobre los esfuerzos de extensión tradicional, que están bien desarrollados en la región desde hace muchos años y se reflejan en leyes con décadas de antigüedad, vienen a incorporar las TIC. Seguramente este es el vector más consolidado de difusión tecnológica en el sector ganadero regional, y el que más apoyo ha concitado por parte de gobiernos y medios de comunicación.

Fuente: Matías Rodríguez Perdomo, Buenas Prácticas TIC en Gestión Ganadera, Encuentro TICs y Ganaderia, Asunción, Paraguay.

Adaptado por la división consultoría de EvaluandoSoftware.com