En tiempos de recesión económica, una de las áreas que más sufren con la reducción de costos es el departamento que se ocupa del capital humano, no sólo con la reducción de personal, sino también con la disminución de las inversiones en la gestión de personas.

Cuando hablamos de tecnología para la gestión de capital humano, el escenario es aún más desafiante. Las empresas no viven sin estos procesos, entonces, ¿por qué no hacerlos con la ayuda de la tecnología?

La respuesta es simple: no hay una cultura de uso y exploración de software de gestión para apoyar esas acciones, algo que va más allá de la situación financiera.

En Brasil, el uso de softwares para el control del pago de nómina es ampliamente utilizado, ya que es un requisito legal, de lo contrario, la organización es multada por el Ministerio de Trabajo. Otras actividades tales como el reclutamiento y la selección, así como los entrenamientos y la gestión de desempeño de empleados, en una gran parte de las empresas, todavía se realizan manualmente o con el uso de hojas de cálculo, un proceso que consume muchas horas.

La tecnología apoya la gestión de capital humano

El mayor desafío es generar conciencia en los gerentes sobre qué invertir en la mejora de estos flujos, incluso en tiempos de crisis, es ventajoso y trae un retorno financiero para la compañía.

Los recursos para ello ya están disponibles en el mercado. Hoy, el área que se ocupa del capital humano puede contar con soluciones móviles de uso fácil e intuitivo, que requieren unos pocos clics y proporcionan al profesional de gestión de capital humano una buena experiencia de gestión y de trabajo.

Pero los resultados sólo aparecerán con el cambio de mentalidad y con la conciencia de que con las inversiones adecuadas, habrá un retorno. Varios estudios han demostrado que promover acciones para que los empleados se sientan integrados, conectados y parte de la empresa, aumenta su satisfacción y por consiguiente, su productividad.

Un ejemplo de optimización con el uso de la tecnología son las capacitaciones internas. En el sector manufacturero, por ejemplo, la Comisión Interna de Prevención de Accidentes (CIPA), exige que los colaboradores hagan entrenamientos periódicos. Con el uso de herramientas de tecnologías de información para capital humano, es posible hacer este tipo de curso en línea, ahorrando tiempo y materiales, además de facilitar la participación de personas que están en diferentes lugares. Estas herramientas también permiten aumentar la frecuencia de capacitación sin incrementar los costos, dando a la organización profesionales más calificados. Además, eso todavía puede ser potencializado con el mapeo estructurado de los perfiles y talentos que aseguren que las habilidades necesarias serán desarrolladas, y lo que es más importante, alineadas al negocio de la organización.

No debemos olvidarnos de los procesos organizacionales, necesitan estar maduros y bien estructurados. La tecnología es un elemento clave, pero es necesario que la empresa sepa a dónde va y tenga una estrategia de negocio clara para priorizar y aprovechar mejor su capital humano, especialmente en tiempos de coyuntura económica.

Por Marcelo Cosentino,
VP de los segmentos de Services en TOTVS