Dudas, medias verdades y advertencias sobre las nubes

A partir del artículo anterior Mirando y conociendo las “nubes” han surgido una serie de dudas, al respecto del nuevo modelo de computación cloud computing. El propósito de este trabajo es enunciar y aportar información adicional que aclare las incógnitas pendientes. En primer lugar se comparará la funcionalidad ofrecida, para luego tratar las adaptaciones y la integración con otros sistemas y se finalizará con un estudio de los costes y de la seguridad.

Durante el desarrollo del documento, los conceptos “nube de computación”, “on-demand”, “pago por uso” y “SaaS” tendrán el mismo uso, ya que las diferencias que existen corresponderían a un análisis más detallado de lo que pretende este artículo. También se utilizarán con el mismo sentido los conceptos “software propietario” y “on-premise”.

Es totalmente falso que la computación en la nube no pueda ofrecer todas las funciones necesarias para cualquier operación del negocio. Realizo esta aclaración, debido que se ha extendido, sobretodo entre los niveles intermedio y alto, que las aplicaciones que se ejecutan en la nube son como versiones menores de las versiones on-premise.

Las soluciones SaaS (Software as a Service) en materia de ERP (Enterprise Resource Planning) proveen una funcionalidad igual, o incluso superior, a sus competidores on-premise. Prueba de esto es que ya hay varias soluciones totalmente SaaS que se encuentran actualmente, entre las 10 mejores y, además, todas las soluciones líderes se ofrecen tanto en versión on premise como on-demand.

Adaptaciones e integración con otros sistemas

Otra idea mal concebida, es la relación con las adaptaciones necesarias para los procesos. Cualquier tipo de adaptación que se esté ejecutando en la modalidad on premise podrá funcionar en la nube. Es cierto que muchos proveedores de servicios SaaS (Software as a Service) no ofrecen la posibilidad de modificar el código fuente de sus aplicaciones y que para ello proveen una amplia gama de posibilidades de parametrización. Pero esta práctica es utilizada para poder garantizar los niveles de servicios en el contrato, aunque cualquier adaptación que se desee se podrá implantar en la nube.

Las aplicaciones que se ejecutan en la nube no se pueden integrar con las hechas por el propio usuario. Muchas conviven en una misma empresa con propósitos distintos (ERP – Enterprise Resource Planning, mail, presencia, CRM – Customer relationship management, tiempo real…) y algunas que se hayan podido desarrollar a medida la propia empresa (I+D). Cualquier integración entre las aplicaciones de la empresa y aquellas que haya desarrollado por ella misma son, a priori, perfectamente integrables.

Pero no todo son ideas mal concebidas; también existen medias verdades, como que el coste SaaS es superior al de las aplicaciones on-premise. En este aspecto, es cierto que se detecta que la oferta económica de los distintos proveedores SaaS es bastante reducida (ej: tanto por usuario) y que los modelos on-premise tienen una amplia gama de ofertas (descuentos a partir de tantos usuarios…). Sin embargo, mi opinión es que en breve la variedad ofertada desde los proveedores apenas diferirán entre el modelo propietario y el modelo de pago por uso.

Muy importante aquí es la realización de un informe sobre el coste total de la
propiedad (TCO) que nos muestre claramente la rentabilidad de los modelos.

Costes

Será en el contrato con nuestro proveedor de servicios de internet con quién deberemos negociar los acuerdos de nivel de servicio (SLA- Service Level Agreement) para poder tener acceso cuando deseemos a internet.

Seguridad

Por último, y no menos importante, la seguridad. No cabe duda que tener nuestra información fuera de un recipiente que sepamos exactamente donde está y quién tiene (teóricamente) acceso, proporciona ciertas reticencias a utilizar la nube como modelo de gestión de la información. Los proveedores de servicios SaaS se están esforzando en invertir y mantener la seguridad de sus nubes, tanto de la información como del acceso.

Desde mi humilde punto de vista, la seguridad que se ofrece por los proveedores SaaS es superior a la seguridad media que nos podemos encontrar en los modelos on-premise funcionando actualmente.

Descartar la utilización de la nube no debe venir de conceptos mal explicados o que no formen parte del portfolio de ciertos proveedores. Para poder elegir correctamente será necesario un exhaustivo análisis sobre los requerimientos y un estudio de los diferentes sistemas que los pueda satisfacer.

La convivencia de diferentes sistemas con diferentes estructuras que optimicen la ejecución de las tareas en la empresa y la inversión económica será la clave de las decisiones futuras en la situación económica actual.

Nubes

Por Juan Navarro Zunzarren
www.delphinph.com

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario