El rol de la tecnología de información en la estrategia

Las actividades de una organización se pueden dividir en dos categorías: proyectos y operaciones. Las operaciones implican actividades repetitivas como fabricación, servicio y producción, mientras que los proyectos implican iniciativas tales como el lanzamiento de nuevos productos, nuevas organizaciones o nuevas iniciativas, la mejora de los productos existentes o inversiones en la infraestructura de la empresa.

La búsqueda de productividad, calidad y velocidad han hecho que se usen herramientas y técnicas de gestión para mejorar la eficacia operativa. Estas fueron incapaces de reflejar ganancias sostenidas por tratarse de mejoras operativas y no estratégicas. Mientras que la eficacia operativa se ocupa de las actividades o funciones individuales, la estrategia trata con la combinación de actividades. La coordinación y el intercambio de información entre las actividades para eliminar la redundancia y reducir al mínimo esfuerzos en vano, son las formas más básicas de optimización. Las opciones en términos de un buen diseño del producto, por ejemplo, son capaces de eliminar la necesidad de servicio post-venta a los clientes.

La principal fuente de cambio estructural en la industria es la innovación tecnológica. Ésta puede ampliar el mercado y por lo tanto promover el crecimiento de la industria y/o puede mejorar la diferenciación de los productos. También puede traer consecuencias indirectas como la exigencia de nuevos métodos de fabricación, distribución y comercialización.

Las empresas consideran a la tecnología de información (TI) como un activo importante, y lo usan para concretar su estrategia y generar valor al negocio, manejan muchos activos, personas, dinero, instalaciones y relaciones con los clientes. Con el desarrollo tecnológico de los últimos años, el papel y el valor de la información han cambiado significativamente. La información es cada vez más fácil de recoger y almacenar, tiene cada vez más importancia para los productos y servicios, es muy difícil de valorar, tiene una vida media decreciente, tiene una exposición al riesgo creciente (como la seguridad y la privacidad), y representa un importante inversión para la mayoría de las empresas.

La tecnología de la información adquiere una importancia estratégica

Este significado se ve acentuada por el papel que desempeña en la cadena de valor. La tecnología de información está impregnando todas las partes de la cadena de valor, transformando la manera en que se realizan actividades de valor y la naturaleza de los vínculos entre ellos. También afecta el ámbito competitivo y la remodelación de la forma en que los productos cumplen con las necesidades de los compradores. Las mejores empresas tienen retornos de inversión en TI de hasta 40% más que sus competidores. Estas empresas de desempeño proactivo reciben el valor de TI de diferentes formas:

  1. Dejan clara la estrategia de negocio y el papel de TI para alcanzarlo.
  2. Miden y gestionan lo que gastan y lo que ganan con TI.
  3. Asignan responsabilidades a los cambios organizativos necesarios para aprovechar los nuevos recursos de TI.
  4. Aprenden de cada implementación.

En este sentido, el área de TI debe ser competente en los servicios básicos y desarrollar habilidades esenciales para trabajar con las unidades de negocio, ofreciéndoles servicios, soluciones personalizadas y tecnologías que refuercen las estrategias. El éxito de brindar servicios de infraestructura y aplicaciones se mide desde el punto de vista de los clientes en dos niveles:

Nivel de competencias básicas

Prestación de servicios de TI confiables y de alta calidad, costos competitivos.

Nivel de contribución al valor agregado

Cómo el área de TI ayuda a las unidades de negocio a ser más productivas y rentables,  se convierte en componente esencial de las estrategias de diferenciación de éxito de las unidades de negocio. Por lo tanto, TI debe ser usada para modificar la competencia en tres segmentos estratégicos:

  1. Operativo, a través de la automatización de las operaciones repetitivas a precios razonables; generar una ventaja competitiva al ofrecer.
  2. Competitivo, por medio de nuevas formas de superar a rivales explorando la tecnología de la información para mejorar la rentabilidad de las unidades de negocio.
  3. Nuevos negocios, generalmente de las operaciones actuales de la empresa mediante el aumento de la satisfacción del cliente y ofrecer apoyo estratégico a su negocio con soluciones innovadoras y creativas.

 

División consultoría www.evaluandosoftware.com

 

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario