Estructura del contrato de outsourcing

La estructura del contrato de outsourcing depende en buena medida del alcance del servicio y del número de empresas que lo recibirán. Cuando nos encontramos ante externalizaciones que afectan a grupos de empresas, es normal que el servicio se articule sobre la base de un contrato marco con la sociedad matriz al que se adhieren posteriormente el resto de empresas del grupo firmando contratos individuales.

En el supuesto de externalizaciones que afectan a grupos multinacionales de empresas, la situación se vuelve más compleja por cuanto se debe establecer la del contrato de outsourcing válida para todos los países en los que se encuentren localizadas las empresas del grupo.
estructura del contrato de outsourcing
Otro aspecto relativo a la estructura del contrato de outsourcing refiere la forma de regular la transmisión de activos en caso de que se produzca en el contexto del outsourcing. Lo habitual es que tal transmisión se regule en un contrato de transmisión independiente que se firmará en forma simultánea al regulador de los servicios. En todo caso, es importante que uno y otro contrato estén vinculados internamente mediante cláusulas cruzadas, de forma tal que la transmisión esté condicionada al inicio de la prestación de los servicios y a la inversa.

Para terminar con la estructura del contrato de outsourcing, resulta recomendable -y es habitual – que todas las “cuestiones de negocio” se regulen en Anexos del contrato de Outsourcing. Por ejemplo: descripción de los servicios, precio y forma de pago, acuerdos de nivel de servicios y otros. Existen varios motivos para que ello sea así:

  • Con esta medida se logra una mayor claridad en el contenido del contrato, que facilita su posterior lectura e interpretación por las partes.
  • Una vez firmado, el contrato será utilizado en diversas ocasiones. Sin embargo, no todas las partes del texto contractual tienen un uso tan habitual y no todas las partes del contrato son utilizadas por los mismos perfiles. La división del contrato en anexos facilita el manejo de la información ya que no es necesario consultar en cada ocasión todo el – grueso – contrato, pudiéndose acudir a las reuniones sólo con el anexo pertinente.
  • Además, el uso de anexos preserva la confidencialidad al limitar el conocimiento de los distintos equipos que gestionan el contrato, a aquel anexo que les es más relevante. Por ejemplo quien se ocupa del seguimiento de los niveles de servicio, puede que no requiere conocer el precio o los límites de responsabilidad del contrato.
  • El contenido del contrato tiene naturaleza diversa. Unas partes son esencialmente técnicas (Ej. descripción de los servicios), otras más financieras/económicas, típicamente precios y otras fundamentalmente jurídicas como el acuerdo de tratamiento de datos. La estructura del contrato de outsourcing debe prever la división en anexos pues facilita agrupar éstos contenidos según su naturaleza lo que a la postre permite agilizar la negociación al poderse crear reuniones paralelas. Por ejemplo el personal técnico negocia el acuerdo de nivel de servicio y simultáneamente personal financiero negocia el anexo de precios. En todo caso, y esto es importante, la posibilidad de crear negociaciones paralelas no debe evitar jamás una lectura completa del contrato y todos los anexos para todos los miembros del equipo negociador. Esta lectura es de vital importancia para eliminar incoherencias en la regulación contractual.
Fuente: Hogans-Lovells, Outsourcing: Aspectos jurídicos a considerar en las externalizaciones de infraestructuras, servicios y procesos.

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario