Estudio transversal sobre la contribución de las tecnologías de la información al éxito empresarial

Este artículo muestra los resultados preliminares de un estudio exploratorio destinado a clarificar la relación entre la rentabilidad empresarial y el empleo de tecnologías de la información en los procesos de negocios. Se han ensayado la capacidad explicativa de varios rasgos relativos al sistema de información, como la descentralización, el empleo de los recursos de Internet, o la importancia que los gestores atribuyen al sistema de información. En particular, se ha contrastado favorablemente el efecto positivo de la introducción de tecnologías de la información, el empleo de recursos de ayuda a la decisión basados en el sistema de información, y la adopción de ciertas tecnologías relativas a servicios de comunicaciones e Internet.

La dinámica económica subyacente a las tecnologías de la información (TI) ha sido un tema principal del debate académico y centro de atención de los gestores desde hace dos décadas. El hallazgo de irregularidades en el comportamiento de los indicadores financieros, en particular de la productividad, y la incapacidad para establecer un nexo causal estadísticamente significativo entre la inversión en TI y los indicadores financieros de eficiencia y eficacia, dio paso a una larga serie de trabajos destinados a analizar la naturaleza económica de estas inversiones.

La controversia se ha extendido más recientemente a la problemática de la evaluación de proyectos de inversión: si no puede verificarse que las TI induzcan mejoras en los indicadores financieros de la empresa, resulta cuestionable que estos ratios puedan utilizarse para analizar la deseabilidad económica de este tipo de proyectos.

La importancia y las consecuencias reales de este hallazgo son todavía inciertas: se ha sugerido que la incapacidad para verificar las relaciones hipotéticas podría deberse a un simple espejismo estadístico o a deficiencias en las técnicas de medición de las variables; no obstante también se han abierto caminos radicalmente distintos para la evaluación de inversiones en TI, como la aproximación a los modelos de opciones reales o la adopción de indicadores cualitativos, lo que supone un reconocimiento implícito de las limitaciones de las medidas financieras clásicas. Las ventajas atribuidas al empleo de TI se han agrupado en dos áreas principales:

  1. La mejora de la eficiencia interna.
  2. La defensa de la competitividad de la organización.

En algunos casos el objetivo principal de la inversión consiste en la automatización de actividades que pueden ser ejecutadas más eficientemente con el apoyo de una aplicación basada en las TI, de manera que la economicidad se evalúa en términos de ahorro de costes o de mejora de la productividad; en otros las inversiones pretenden contribuir a los objetivos generales de la empresa mejorando la calidad de las decisiones, agilizando los flujos de información, reforzando la competitividad o introduciendo cambios en la forma en que la organización realiza sus actividades.

En este último caso la contribución suele evaluarse recurriendo al comportamiento de rentabilidad corporativa a medio y largo plazo.

Hipótesis del estudio y resultados de la investigación

Se han planteado 4 hipótesis relacionadas con:

  1. Rentabilidad e inversión
  2. Rentabilidad y uso de aplicaciones.
  3. Rentabilidad y uso de internet.
  4. Rentabilidad y experiencia en el uso de TI

Rentabilidad e inversión

Hipótesis 1: La rentabilidad económica está positivamente relacionada con la adopción de inversiones en TI destinadas desarrollar infraestructuras de información descentralizadas, abiertas al entorno, y que proporcionan al usuario métodos flexibles para el tratamiento de datos y la modelización matemática.

Esta hipótesis ha recibido un respaldo parcial: aunque no hemos hallado un patrón sistemático de asociación con la configuración física, la rentabilidad económica media es superior en las empresas que poseen redes basadas en terminales inteligentes o PCs, y todavía más en las compañías cuyos sistemas de información proporcionan acceso a Internet. Este resultado es coherente con la literatura clásica en materia de sistemas de información, que sostiene la importancia del usuario como sujeto activo de los DSS (Decision Support Systems) y también con trabajos más recientes acerca del rol económico de Internet.

La forma en que las organizaciones utilizan los distintos recursos y servicios de Internet, la presencia en la web y la existencia de iniciativas de comercio electrónico han recibido especial atención en el diseño experimental, aunque en este trabajo hemos mostrado sólo algunos resultados parciales

Rentabilidad y uso de aplicaciones

Hipótesis 2: El empleo intensivo de aplicaciones de las TI como instrumento de apoyo para los procesos de negocios ejerce una influencia favorable en la rentabilidad económica.

Esta hipótesis ha sido verificada positivamente tanto si se consideran los juicios subjetivos de los entrevistados (la “importancia percibida ”) como si se analiza el papel de aplicaciones o funcionalidades individuales del sistema, entre ellas la automatización de procesos industriales, la gestión comercial, el intercambio electrónico de datos (EDI), o el apoyo general a la administración. No obstante resulta obvio que las utilidades dependen de múltiples factores ajenos a las inversiones en TI, por tanto la existencia de relaciones de causalidad propiamente dichas es una hipótesis a estudiar con precaución.

Rentabilidad y uso de internet

Hipótesis 3: La rentabilidad económica está relacionada positivamente con el grado de utilización de los servicios de Internet como soporte para el sistema de comunicaciones de la empresa.

La evidencia muestral ofrece respaldo a esta hipótesis ya que las empresas que participan activamente en Internet tienden a obtener una rentabilidad económica superior al promedio; el grupo de compañías que ofrece una sola página hospedada, pasiva y estática, actualizada sólo de manera esporádica, exhibe una rentabilidad notablemente reducida, precisamente porque su presencia en la red es sólo testimonial.

Estos resultados corroboran que la incorporación a la red, una moda  ampliamente difundida como consecuencia de conductas de imitación, no es una condición suficiente para el éxito: ciertamente, una amplísima mayoría de los sitios detectados no tiene carácter transaccional y por tanto la inversión ejerce una influencia más bien difusa sobre los resultados empresariales – de hecho, las organizaciones tienden a gestionar estas actividades como proyectos marcadamente experimentales y no las encuadran dentro de su núcleo de negocios.

Pero los sitios no transaccionales pueden ser relevantes desde el punto de vista de la difusión de información corporativa y de la consolidación de ciertos activos intangibles que, como la notoriedad o la experiencia, son valiosos de cara a la eventual puesta en práctica de actividades comerciales en Internet.

Rentabilidad y experiencia en el uso de TI

Hipótesis 4: La experiencia de la organización en cuanto al empleo de recursos basados en las TI está relacionada de forma positiva con la rentabilidad económica media.

Los resultados relativos al efecto de la experiencia corporativa en materia de TI no son concluyentes; no obstante el rendimiento muestra regularidades coherentes con algunos trabajos recientes, en los que se demuestra que las inversiones en TI influyen de forma especialmente significativa en el rendimiento cuando actúan conjuntamente con ciertas características  organizacionales, como la descentralización o el trabajo de grupo,  que el mercado interpreta como activos intangibles. Nuestros resultados sugieren que la capacidad de la empresa para capturar estas utilidades – y la propia percepción de valor por parte de los inversores externos – está mediatizada por ciertas características técnicas de la infraestructura, concretamente su arquitectura y el grado de obsolescencia tecnológica.

Conclusiones

Las características del efecto observado sobre la rentabilidad poseen claras implicaciones sobre la teoría y la praxis  empresarial, en particular sobre la estrategia de selección de inversiones.

Los criterios comunes de evaluación asumen implícitamente la existencia de una relación de causalidad entre la cuantía financiera de la inversión y las utilidades derivadas de su adopción, relación que no sólo no ha sido demostrada de manera concluyente en la literatura sino que, además, parece estar condicionada por la concurrencia de ciertos del contexto organizacional. Los resultados de nuestro estudio avalan la conveniencia de evaluar las inversiones en TI adoptando una perspectiva amplia de negocios, más que criterios basados en medidas aisladas de productividad o rendimiento; el criterio de racionalidad económica implícito en el proceso de selección de inversiones es plenamente compatible con la adopción de proyectos que, aún causando una caída en la productividad, ofrecen utilidades valiosas desde el punto de vista de la calidad o del respaldo a los objetivos de negocios. Por tanto el procedimiento de evaluación debería agregar los factores de valor y riesgo, tanto cuantitativos como intangibles, en una medida representativa de la contribución general a los negocios.

Fuente: Carlos Piñeiro Sánchez, Departamento de Economía Financiera y Contabilidad. Universidad de A Coruña, publicado en Revista Europea de Dirección y Economía de la Empresa Vol. 15 nº 2, 2006: 61 -78
Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario