La tecnología de información es un impulsor de desarrollo, siendo un medio que fomenta el mejoramiento de la productividad, la calidad y el servicio. Su implementación permite a las empresas disponer de mejores sistemas de información, comunicación, conocimiento y ejecución de sus actividades.

A nivel interno, cada organización debe estructurar la gestión de tecnología, teniendo dentro de sus principales objetivos el aprovechamiento de la misma para generar ventajas sustentables que le permitan desarrollar un valor identificado por el cliente. De esta manera, el gobierno de la tecnología de información establece un conjunto de procesos que permiten dirigir y controlar de manera eficiente la empresa a fin de que esta logre los objetivos apoyados en infraestructuras y conocimiento que maximicen su inversión en tecnología de información.

El gobierno de la tecnología de información consiste en un completo marco de estructuras, procesos y mecanismos relacionados. Las estructuras implican la existencia de funciones de responsabilidad, como los ejecutivos y responsables de las cuentas de tecnología de información (TI), así como diversos Comités de TI. Los procesos se refieren a la monitorización y a la toma de decisiones estratégicas de tecnología de información. Los mecanismos relacionales incluyen las alianzas y la participación de la empresa/organización de TI, el diálogo en la estrategia y el aprendizaje compartido.

Qué es el gobierno de la tecnología de información

Analizando lo citado, el gobierno de la tecnología de información abarca un conjunto de procesos los cuales permiten incorporar la TI requerida en la organización, convirtiéndola en un insumo que mejore la gestión y permita incrementar la calidad de los productos y servicios ofertados. Su incidencia es amplia, abarcando todos los procesos internos, los cuales analiza para aportar con medios que permitan incrementar su desempeño.

Es importante establecer que el gobierno de la tecnología de información busca soluciones permanentemente en la empresa a través de la TI. Su funcionalidad implica el fortalecimiento constante de las estructuras internas a fin de que estas puedan relacionarse y agregar valor al producto o servicio final. Por ello, integra mejores prácticas de gestión, monitorizando el rendimiento obtenido y el retorno de la inversión en tecnología.

Alcances del gobierno de la tecnología de información

Dentro del campo de acción, el gobierno de la tecnología de información actúa en la planificación, organización, adquisición, implementación, mantenimiento, soporte y control de todos los recursos tecnológicos que la empresa utiliza, permitiendo que estos generen beneficios de alto impacto que apoyen a la empresa a mejorar su gestión.

Su implementación conduce a la empresa a alcanzar ventajas competitivas sostenibles con las cuales pueda elevar la calidad de servicio y la cobertura de mercado, siendo aspectos que están ligados a la adecuada administración de la liquidez y rentabilidad. Por ello, los componentes de gestión abarcan a las personas, la organización, los procesos internos y la tecnología.

Lo expuesto, rompe paradigmas que afectan la gestión empresarial y que deben erradicarse en la administración moderna. Estos se relacionan a considerar a la tecnología como un recurso aislado, que es un fin para solucionar inconvenientes existentes. La nueva visión resultante del gobierno de la tecnología de información, define a la tecnología como un recurso integrado en todas las actividades de la empresa, siendo un medio para alcanzar soluciones eficientes que maximicen el desempeño y reduzcan los costos y gastos.

Bajo esta visión, las características de gestión del gobierno de la tecnología de información se fundamentan en alinear la TI a las estrategias de la empresa, generando el máximo valor posible para alcanzar un mayor desarrollo que genere beneficios a los clientes, proveedores, personal, socios y la sociedad en general.

Su gestión se cumple en función de la definición y adopción de marcos de referencia los cuales orientan a la organización a estandarizar acciones para que estas generen aportes fundamentales en la operatividad de cada uno de los procesos. Esta situación permite inferir que la gestión del Gobierno TI aporta a la efectiva coordinación de los procesos, situación que está relacionada al mejoramiento continuo.

La selección de marcos de referencia da lugar a la conformación de bibliotecas de infraestructura tecnológica de la información, conocidas como ITIL, marcando de esta manera estándares apoyados en técnicas y metodologías enfocadas a las necesidades de la empresa.

ITIL es un conjunto de manuales que describen los procesos integrados de gestión de la tecnología de información. Es un marco de referencia global que describe las mejores prácticas de gestión de los servicios de tecnología de información, pertenece al dominio público y es independiente de los fabricantes de TI y de las empresas de consultoría, aunque ampliamente reconocido por estas últimas.

La cita, permite tener una amplia descripción de la gestión del gobierno de la tecnología de información, la cual como se indica es independiente de los proveedores de TI. Es decir, no existen ligaduras con marcas o servicios, marcando una total independencia de gestión cumplida, la cual se enfoca estrictamente a la necesidad. Por ello, cada organización debe determinar la TI requerida, encontrándose dentro de sus competencias la producción de software especializado a sus necesidades.

El marco de referencia que se adopte, minimiza los riesgos de error, permitiendo que sus productos y servicios tengan alta calidad y puedan ser implementados y mantenidos adecuadamente. Otro aspecto fundamental es que su gestión es universal, en la medida que pequeñas, medianas y grandes empresas pueden acceder a TI. El Gobierno TI, elimina las barreras que impiden un acceso eficiente a la tecnología, aprovechando los recursos existentes, dentro de los cuales se encuentra el Open Source.

En base a lo expuesto, se propone una definición propia del Gobierno TI como aporte investigativo. Esta establece una efectiva relación Empresa-Tecnología, la cual es posible en función de la adopción de marcos de referencia que permiten integrar todas las áreas proveyéndoles de medios que mejoren su rendimiento.

Técnicamente, el gobierno de la tecnología de información cumple una serie de actividades que se han clasificado de la siguiente manera:

  • Perspectiva del negocio: establecer medios que monitoreen los procesos internos a fin de identificar recursos TI que puedan aportar su desarrollo.
  • Gestión de Infraestructura TI: enfocada en disponer de una infraestructura alineada a los recursos utilizados, para que los procesos internos puedan operar de manera efectiva.
  • Gestión de aplicaciones: responsable de incorporar aplicaciones útiles relacionadas a las necesidades de la empresa. Su gestión elimina la necesidad de que los proceso tengan que adaptarse a los sistemas, siendo una práctica que afecta el rendimiento interno.
  • Soporte de servicio: a cargo de brindar soporte que garantice la operatividad de la TI.
  • Provisión del servicio: a cargo de la asistencia y mantenimiento de la TI para que esta se encuentre operativa.

Como se puede observar, el Gobierno TI es necesario ya que permite que la tecnología de información incorporada en la empresa, contribuya a mejorar su gestión. Su desempeño evita inversiones improductivas y retrasos que afecten a la competitividad y posicionamiento.

Fuente: universidad Andina Simón Bolívar, Mejoramiento de procesos basado en el análisis de buenas prácticas, Washington Oswaldo Luna.

Adaptado por la división consultoría de EvaluandoSoftware.com