El Business Intelligence o BI es un concepto que actualmente se encuentra en boca de todos, por lo que vamos a intentar desgranar a que se refiere en realidad y cual es su aplicación con las nuevas herramientas de trabajo CRM o ERP.

Wikipedia nos define Business Intelligence como: inteligencia empresarial, inteligencia de negocios o BI (del inglés business intelligence) al conjunto de estrategias y herramientas enfocadas a la administración y creación de conocimiento mediante el análisis de datos existentes en una organización o empresa.

No es que me fíe demasiado de Wikipedia, es tan solo que me parece un buen punto de partida. Vista esta definición, podemos centrarnos en la frase “herramientas enfocadas a la administración y creación de conocimiento mediante el análisis de datos existentes en una organización o empresa”.

Para entender el concepto de los programas BI, debemos entender por qué nacen

Antes de la expansión de las herramientas CRM o ERP hacía los mercados de las pequeñas y medianas empresas, las aplicaciones realizaban el soporte de los procesos (administrativos, financieros, contables, operativos, comerciales, etc.) mediante software inconexo, es decir, mediante islas de información.

Probablemente si se tuviere un programa que realizara la contabilidad y la presentación de impuestos, los comerciales podrían llevar su gestión en archivos de Word, quizás combinados con Excel, la parte productiva, sea almacén o fabricación o cualquier otro, es posible que tuviera un programa específico de su sector, etc.

Podemos imaginar que ante este panorama, cuando el responsable de la organización deseaba extraer cierta información como podría ser, comparativa de los importes ofertados vs. importes facturados, actividad operativa vs. costes, etc. tenía que cruzar información de esas diferentes “islas de información”, con lo que podemos imaginar la locura en la que eso se puede convertir.

Es en base a estas situaciones, es cuando nacen las herramientas de BI, cuyo principal papel se basa en recolectar las distintas informaciones provenientes de cada una de las islas para después poder cruzarla y mostrarla de manera organizada y fácil de visualizar, de manera que ahora sí, el responsable de la organización puede obtener datos fiables con los que poder tomar decisiones, crear estrategias, etc.

Sin embargo con la expansión del uso de herramientas CRM o ERP este tipo de herramientas (herramientas de BI) comienzan a perder peso en el mercado por la nueva situación que los CRM ERP crean en las organizaciones.

Si nos atenemos a la filosofía CRM o ERP este, ha de eliminar las islas de información existentes en la empresa para aunar todos los procesos en una única herramienta, de manera que ahora, cruzar la información, extraerla y visualizarla, se convierte en una tarea sencilla.

De todas maneras, y seguramente siguiendo el “Boom” y el tirón que tiene el concepto de “Business Intelligence” la mayor parte de los CRM o ERP ofrecen módulos específicos de BI, que en el mejor de los casos, lo único que aportan, o mejor dicho, que deberían aportar es facilitar la observación de los datos, ya que por definición, sin esos módulos, el CRM o ERP ya debería aportar la funcionalidad necesaria para poder extraer los datos de manera que resulte sencillo informarse para la correcta toma de decisiones o creación de estrategias.

Por José David Rodríguez Castuera