Se abren nuevas perspectivas para la logística de la cadena de suministro, así como para las aplicaciones informáticas y los sistemas de gestión de la información. El devenir de Internet de las Cosas dependerá de la capacidad de las industrias en establecer y pactar protocolos y estándares, que permitan trabajar de modo colaborativo en las distintas partes de la cadena de suministro.

Las empresas dedicadas a la producción se enfrentan a un reto, en la era digital cada vez es más importante fabricar más, con una mayor orientación a la demanda y de manera más flexible. Por si esto no fuera suficiente, el producto final no debe encarecerse.

En el futuro, la obtención y el análisis de información sobre los costos productivos y el comportamiento del proceso de producción mientras este se encuentra en marcha, serán aspectos críticos para el éxito de las fábricas.

El recorrido de los productos es tan largo que quizás se debería investigar sobre ello, ya que detrás de ese ir y venir por países de contenedores herméticos, camiones, aviones y barcos, se esconde un no desdeñable 10% del precio final, y la mitad de las emisiones de CO2 contaminante de todo el planeta. Hay cálculos que estiman que los camiones sólo transportan bienes de consumo el 10% del tiempo en que circulan. Por todo ello, distintas industrias de fabricación y distribución, han iniciado de la mano de parte de la comunidad científica, el camino para implantar el llamado “Internet de las Cosas”.

La logística en la cadena de suministros

El devenir de Internet de las Cosas (también denominada IoT, de la abreviatura inglesa Internet of Things), dependerá de la capacidad de las industrias en establecer y pactar protocolos y estándares, que permitan trabajar de modo colaborativo en las distintas partes de la cadena de suministro. Se requerirá de un software adecuado y adaptado para interpretar los datos provenientes de distintas fuentes, y gestionarlos de forma óptima, compartiendo información y facilitando su accesibilidad en todo momento y lugar con los procesos ejecutables en la Nube (Cloud Computing). Sin duda, se abren nuevas perspectivas para la logística de la cadena de suministro, así como para las aplicaciones informáticas y los sistemas de gestión de la información.

Con los objetos conectados a la red, se puede hacer el seguimiento, monitorización, contabilización, análisis, y a partir de allí implementar estrategias o planes que permitan atacar las problemáticas de las empresas, tales como reducir el desperdicio, el costo, el tiempo de respuesta y buscar ser más eficientes y productivos, que es uno de los retos prioritarios que enfrentan las empresas actualmente. Para muchos sectores e industrias, el aumento de la conectividad en todas las áreas de la vida ofrece un potencial para la creación de nuevos modelos de negocio, causando cambios y alteraciones en los campos competitivos actuales. Por ejemplo, los nuevos proveedores pueden hacerse cargo del lucrativo negocio de la reparación y mantenimiento de las empresas de ingeniería.

La encuesta, realizada en octubre 2014 por Forrester Consulting en nombre de Zebra Technologies a 600 empresas, muestra que el 90% de las empresas tienen o planean implementar soluciones de IoT en un año. Por otro lado, casi el 40% enumera los problemas de privacidad y de seguridad como los mayores desafíos de esta tecnología.

Toda esta tecnología incipiente creará una nueva infraestructura tecnológica para la sociedad, que hará cambiar la economía global en los próximos decenios.

Se están conectando miles de millones de sensores a flujos de recursos, almacenes, sistemas viarios, cadenas de producción, redes de distribución eléctrica, oficinas, hogares, tiendas, vehículos que supervisan continuamente su estado y su funcionamiento, y todos estos datos se enviarán a través de Internet. La implantación de IoT contribuirá a tener toda la información en tiempo real de cualquier proceso en la industria, mediante la instalación de dispositivos en fábricas que optimizan la capacidad de carga de los sistemas de producción en función del precio de la energía, la capacidad de adaptación de las líneas de producción o los sensores de consumo. Además, con IoT se tomarán mejores decisiones para mejorar la gestión para conseguir ahorros muy significativos.

Figura 1 – Implantación de IoT en el futuro. Fuente: (Teruel, 2014)

En este artículo introductorio se comprueba que el desarrollo de la logística a nivel mundial está evolucionando gracias a la utilización de nuevas tecnologías, las cuales serán necesarias para que la gestión de todas las actividades se realicen correctamente. El sistema productivo tendrá un cambio tan importante que ya hay quien dice que la industria está llegando a alcanzar una nueva evolución, que en este caso sería la Industria 4.0, en la que el nivel de automatización se llevará a un nivel superior, ya no sólo se automatizará la líneas de producción, sino que los sistemas serán capaces de aprender y de tomar sus propias decisiones.

Con todos estos cambios será necesario que el personal se adapte a los nuevos tiempos, y posiblemente tendrá que formarse en nuevas tecnologías, viendo que habrá nuevos nichos de negocio que habrá que explorar y explotar.

Fuente: Estudio de la implantación de Internet de las Cosas, en las redes Logísticas de la Cadena de Suministro, Antonio Alandí Pajares, Universitat de Valencia

Adaptado por la División consultoría de EvaluandoSoftware.com