Invertir en tecnología, una opción que trae beneficios

Que cada día es más necesario invertir en tecnología ya nadie lo discute, sobre todo en estos momentos donde el mercado avanza a un ritmo sumamente veloz y quedarse quieto implica mucho más que desactualizarse.

Muchos empresarios manifiestan que antes de desembolsar cifras importantes quisieran saber el modo de medir el retorno de lo gastado, para estar seguros de si hicieron bien su labor. Debajo, cinco consejos que los ayudarán a ver el futuro más claramente.

Invertir en tecnología

Costo de inversión vs. costo de no inversión

Una de las maneras más directas de ver cuán ventajoso sería invertir es proyectar el costo del gasto en tecnología y, por el contrario, calcular cuánto se dejaría de ganar o de producir al seguir con los mismos equipos.

Por ejemplo, saber qué sucedería si se cae el sistema, cuántas horas llevaría a los empleados resolver el problema, qué pasaría si se tiene un nuevo software, es posible que se pierda la información. Estas preguntas irán guiando para saber si es razonable realizar la inversión.

Desviación en el precio final

Antes de actualizar los programas comerciales se suele hacer el cálculo de cuánto tiempo demandará en horas de trabajo, dándole a ese dato un valor y así sacar los costos. Lo que sucede es que muchas veces ese estimativo está mal realizado y surgen desviaciones que provocan que esas medidas sean desacertadas. Esto afectará las previsiones, por eso es importante realizar una evaluación lo más ajustada posible para estar cerca del precio a pagar.

Costo de implementación

Toda actualización también implica capacitar a los empleados, por eso hay que analizar el costo en RRHH internos que tendrá la implementación.

El pasaje de tecnología siempre compromete a un área de RRHH de la empresa, restando la energía que estos empleados ponían en tareas anteriores, pudiendo esto afectar a la organización o a parte de ella. En este sentido, es muy útil evaluar a quién se elegirá para la nueva labor y cuán efecto podrá ser.

El precio no es la única variable para mirar

El costo de una actualización no se mide solo por el precio, por eso elegir al proveedor más barato no siempre es negocio. En el mercado de las tecnologías de información, la confianza en el vendedor es un valor esencial, pues en el futuro será un aliado estratégico por temas de seguridad y también cuando haya problemas. Por eso no es bueno resentir la relación por intentar rebajar los costos. Lo ideal es estimar un rango posible de precios, para no ir por debajo ni por arriba de los parámetros trazados.

Garantías

Esto es lo que se llama el “riesgo proveedor”. Hay una creencia generalizada de que las marcas multinacionales, tanto de hardware como de software, brindará mejores garantías que los comerciantes locales. Esto no siempre es así.

Hay que tener en cuenta que en el plano internacional una compañía puede absorber a otra y lo que se compra como una primera marca pasa a ser una segunda, si ya los beneficios que se tenían en la instancia previa. Por otro lado, las empresas medianas o chicas muchas veces conocen al detalle las acciones de sus clientes, siendo esto sumamente beneficioso sobre todo en momentos importantes como las implementaciones.

Por Damián Szulman
Socio de Crystalis Consulting
www.crystalisconsulting.com

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario