¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

La revolución y la transformación digital han traído consigo una nueva forma de pensar acerca de la fabricación y de las operaciones. De esta forma, surge una serie de retos asociados con la logística y los costos de la energía que están influyendo en las decisiones de producción global y de distribución asociada.

Una serie de avances significativos en tecnología, incluyendo big data y análisis, inteligencia artificial (IA), internet de las cosas (IoT), robótica y fabricación aditiva, están modificando las capacidades y la proposición de valor de la fabricación global.

En respuesta a esto, la fabricación y las operaciones requieren una renovación: la cadena de valor debe ser rediseñada y reconfigurada, al tiempo que la mano de obra requiere formación adicional. El costo total del precio de compra debe analizarse para determinar los mejores lugares para situar las fuentes de las operaciones de suministro, fabricación y ensamblaje en todo el mundo. En otras palabras: necesitamos una transformación digital.

La transformación digital

La transformación digital es la profunda transformación de los negocios y las actividades organizativas, los procesos, las competencias y los modelos para aprovechar al máximo los cambios y las oportunidades que ofrece una combinación de las tecnologías digitales y su impacto acelerador en la sociedad de forma estratégica y priorizada, teniendo en consideración los cambios presentes y futuros.

Imagen 1

Una estrategia de transformación digital tiene como objeto crear las capacidades necesarias para aprovechar al máximo las posibilidades y las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías y su respectivo impacto más rápidamente, mejor y de forma más innovadora en el futuro.

Un viaje de transformación digital precisa un enfoque por etapas con una hoja de ruta clara, implicando una serie de partes interesadas, más allá de las barreras y las limitaciones internas/externas. Esta hoja de ruta tiene en cuenta que las metas finales continuarán cambiando ya que la transformación digital de facto es un viaje continuo, puesto que comporta cambio e innovación digital.

Internet de las Cosas (IoT)

La IoT se define como un sistema de objetos físicos, sensores, actuadores, objetos virtuales, personas, servicios, plataformas y redes interrelacionados que tienen identificadores separados y la capacidad de transferir datos de manera independiente. Algunos ejemplos prácticos de la aplicación de la IoT hoy en día incluyen agricultura de precisión, supervisión de pacientes remota y coches sin conductor. En pocas palabras, la IoT es la red de “cosas” que recopilan e intercambian información del entorno.

En ocasiones, los expertos del sector hacen referencia a la IoT como el impulsor de la cuarta Revolución Industrial (Industria 4.0), desencadenando cambios tecnológicos que abarcan una amplia gama de ámbitos. Gartner pronostica que en 2020 habría 20.800 millones de aparatos conectados en todo el mundo. Los desarrollos de la IoT aportan emocionantes oportunidades para lograr que la vida resulte más simple así como para mejorar la eficiencia, la productividad y la seguridad de muchas actividades comerciales.

IoT y la transformación digital están estrechamente relacionadas por las siguientes razones:

  1. Más del 50 % de las empresas piensan que la IoT tiene un carácter estratégico y una de cada cuatro considera que tiene un poder transformador.
  2. Ambas aumentan la longevidad de la empresa. El periodo de vida medio de una empresa ha descendido de 67 años en la década de 1920 a 15 años en la actualidad.
  3. Uno de cada tres líderes industriales experimentará una disrupción digital en 2018.
  4. Ambas permiten que las empresas conecten con los clientes y los socios en ecosistemas vitales abiertos, para compartir ideas digitales, colaborar en la búsqueda de soluciones y compartir el valor creado.
  5. Los competidores lo están haciendo Según IDC, en 2019 el 70 % de los fabricantes digitales globales ofrecerán productos conectados.
  6. Ahí es donde está el dinero. Las ventas de productos y servicios digitales están creciendo y representarán más de 1 dólar estadounidense por cada 3 dólares gastados en 2021.
  7. Las empresas están sobrepasadas por los activos de datos y los activos digitales. Todavía se esfuerzan por gestionar los activos de datos y los activos digitales que poseen y la IoT hará que dichos elementos se expandan de manera exponencial. Necesitan ayuda para encontrar las ideas correctas en el vasto mar de datos y para gestionar sus activos digitales.
  8. Ambas impulsan el consumo. Los servicios digitales demuestran fácilmente su propio valor. Incluir servicios digitales y contenidos en productos facilita su consumo por parte de los clientes.
  9. Ambas hacen que las empresas comprendan mejor a los clientes. El uso de canales integrados, Big Data, analítica predictiva y aprendizaje de máquina permite descubrir, predecir y atender a las necesidades del cliente, aumentando la lealtad y los ingresos. La IoT y la IA se sitúan en el corazón de todo este proceso.
  10. El uso de ambas herramientas continuará en el futuro. Cabe efectuar las apuestas estratégicas correctas para la empresa, así como crear la cartera de productos y servicios y las inversiones futuras utilizando analítica de datos de la IoT, visualización e IA.

Transformación digital, Blockchain e IA

La transformación digital supone un reto complicado pero la integración del Blockchain y la IA hace que resulte mucho más fácil. Teniendo en cuenta el número de socios (internos, externos o ambos) implicados en cualquier proceso comercial, un sistema en el que una multitud de partes electrónicas puedan comunicarse, colaborar y realizar transacciones de manera segura sin intervención humana resulta muy ágil y eficiente.

Las empresas que adopten esta transformación serán capaces de proporcionar una experiencia de usuario mejorada, un flujo de trabajo más coherente, operaciones más ágiles y servicios con valor añadido , al tiempo que proporcionarán una ventaja competitiva y una diferenciación.

El Blockchain puede gestionar holísticamente etapas y relaciones en las que los participantes compartan las mismas fuentes de datos, tales como relaciones financieras y transacciones conectadas a cada etapa incluyendo seguridad y responsabilidad así como el cumplimiento de lo dispuesto en las regulaciones gubernamentales junto con las normas y los procesos internos. El resultado se traduce en coherencia, reducción de costes y retrasos, la mejora de la calidad y la reducción de riesgos.

Imagen 2

La IA puede ayudar a las empresas a aprender nuevas formas de acelerar la innovación y puede prestarles asistencia para que se sitúen más cerca de los clientes y mejoren la productividad y el compromiso del empleado. Gracias a esta información, los esfuerzos en transformación digital pueden mejorarse.

Conclusión

Los bloques de construcción de la transformación digital son: la mentalidad, las personas, el proceso y las herramientas. La IoT cubre todos los bloques, puesto que no solo conecta dispositivos sino que también permite mantener a las personas conectadas. El Blockchain garantizará la seguridad extremo a extremo y mediante el uso de la IA se podrá ir más allá de las conexiones y acercarse a la inteligencia. Una etapa importante es saber reconocer a los mejores socios e invertir en la educación, la formación y la certificación de sus equipos. Esta mágica combinación de IoT, IA y blockchain ayudará a facilitar la transformación digital.

Fuente: Ahmed Banafa, BBVA OpenMind

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores