¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Entre los factores que determinan el éxito de un proyecto, el factor humano es elemento fundamental. Contar con un equipo de trabajo organizado, capacitado y bien motivado, es una gran ventaja a la hora de emprender cualquier proyecto. Un líder, al formar un equipo efectivo, deja su huella positiva también al momento de cambiar posición.

Cuando planeamos las fases y las actividades de un proyecto, nos ocupamos; del dimensionamiento de un servidor, anchos de banda para las comunicaciones, conformidad de los requerimientos con las funcionalidades, de los desarrollos necesarios a llenar las brechas funcionales, etc. No obstante, es el factor humano el que determina; el nivel de entendimiento entre el equipo de implementación y los “usuarios”, la calidad con la que se exponen los requerimientos, la tempestividad y objetividad con la que se detecten y reporten eventuales desviaciones, la dedicación, y sentido de urgencia.

ejecutivo aportando a la organización

La mayoría de las veces, afortunadamente no siempre, se toma la decisión de implementar un nuevo sistema, ERP (Enterprise Resource Planning), CRM (Customer relationship Management), BI (Business Intelligence) cuando ya urge, los esfuerzos se enfocan en conseguir el sistema que más se adecue a nuestros procesos, y desde luego que esté de acuerdo a nuestro bolsillo. Solo en algunas ocasiones nos preguntamos con tiempo si el equipo de trabajo con el que contamos es adecuado al proyecto, si sus conocimientos, actitudes, habilidades, sentido de urgencia, solo para citar algunos atributos, son a la altura del reto a venir.

Pues en estos casos, cualquier iniciativa para formar un equipo con la capacidad de responder a tales retos, y no solo los planeados, es clave para el éxito de cualquier proyecto.

Hoy en día hay modelos de implementación muy breves, acelerados, ó de arranque rápido, en los cuales un equipo altamente efectivo de Consultores llega a la empresa (nótese la C mayúscula), y a marchas forzadas recopila procesos, reportes, datos, y configura sistemas altamente flexibles, con el objetivo de cumplir un acuerdo en tiempo y forma. Pero en caso de no encontrar un grupo de usuarios (líderes ó clave como se les nombra) con sus mismas habilidades, se van creando cuellos de botella, malentendidos, incumplimientos, costosos incumplimientos…“Creía yo que estuviese suficientemente claro”, “Hoy no pude, sin falta te lo entrego mañana”, “Fíjate que hubo mucho trabajo, y el jefe me pidió un reporte urgente”, etc.
La lista de argumentos, y totalmente legítimos, podría seguir, así que la alineación del desempeño de los dos equipos es otro elemento clave.

Dejemos ahora de un lado los proyectos de implementación con consultores externos, y tomemos otro ejemplo: “A partir de 2011 serán obligatorios los comprobantes fiscales digitales” ó “facturación electrónica”, que es lo que está pasando aquí en México. Recomendamos leer el artículo La factura electrónica en México: qué debe hacer una empresa.

  • ¿Tendremos internamente a la empresa un equipo de trabajo efectivo, organizado, alineado, y motivado para cumplir con el reto?
  • ¿Queremos expandirnos, abrir nuevas unidades de negocio, tal vez incursionar en otros giros?
  • ¿Nuestros colaboradores están listos para asumir el reto?
  • ¿En caso de que fallemos, habrá sido por el modelo de negocio, o por su ejecución?
  • ¿Cuanto cuesta a la organización no poder aprovechar de las oportunidades que en todo momento se están generando en el país y en el mundo?

Así que las siguientes preguntas deberían ser

¿Necesitamos de un ejecutivo que además de dominar su especialidad aporte a la organización, alineando, motivando, y formando el equipo de trabajo?

¿Será que al contar con ese talento, en el momento de ocupar otra posición o hasta después de terminar su camino con la empresa, su herencia siga vigente en la organización?

Claro todo se tiene que alimentar y cuidar para que siga funcionado, predicar con el ejemplo, los procedimientos, los lineamientos, y los valores, no se desvanecen de un día para otro, y si tenemos el cuidado de cultivar las nombradas “cartas de reemplazo”, seguiremos aprovechando por mucho tiempo de lo que haya sido sembrado.

Parece que una vez más, el capital humano se revela como piedra angular de toda iniciativa, que en un departamento de tecnología es bueno utilizar las prácticas del ITIL (Biblioteca de Infraestructura de Tecnologías de la información), sin embargo para lograr el éxito en los retos, es necesario cultivar con tiempo valores, aptitudes, y actitudes de nuestros colaboradores. Que esta importante tarea se realice por un ejecutivo del área, ó un ejecutivo especializado en organización ó recursos humanos, si ayuda y mucho.

Por Luca Piccaluga- Consultor
Organización e Integración de T.I.

www.lucapiccaluga.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores