¿Qué tan importante es la forma de implementar programas de cambio? La consultora McKinsey realizó una investigación de la que participaron más de 2.000 ejecutivos globales.

Cuán importante es la implementación de programas de cambio no puede ser ninguna sorpresa para los ejecutivos que han vivido los desafíos de ejecutar realmente estrategias y programas de cambio importantes. Pero lo que puede sorprenderle es el impacto que la implementación tiene en una serie de medidas de salud corporativa.

Resultados del estudio de implementación de programas de cambio

La encuesta mundial sobre la implementación de cambios preguntó a los ejecutivos acerca de siete capacidades básicas de implementación y 21 prácticas subyacentes específicas identificadas como las más críticas para el éxito por la Evaluación de Capacidad de Implementación de McKinsey. Los resultados fueron sorprendentes.

Los buenos implementadores -definidos como las compañías donde los encuestados reportaron las puntuaciones de cuartil superior para sus capacidades de implementación- tienen 4,7 veces más de probabilidad que los de las compañías de cuartil inferior, para decir que llevaron a cabo esfuerzos para implementación de cambios exitosos en los últimos cinco años.

Los encuestados que resultaron ser buenos implementadores también puntúan a sus compañías alrededor del 30 por ciento más alto en una serie de índices de rendimiento financiero.

Retención de valor

Los buenos implementadores dicen que sus empresas retuvieron el doble de valor de sus oportunidades prioritarias dos años después de que terminaran los esfuerzos de cambio, en comparación con los implementadores pobres. Después de todo, cada empresa “filtra” el valor en varias etapas del proceso de implementación de cambios.

  • Algunas oportunidades que se priorizan no se implementarán.
  • Otras serán implementados pero no lograrán el impacto final.
  • Un conjunto final puede lograr un impacto, pero no se mantendrá.

Sin embargo, los buenos implementadores retienen más valor en cada etapa del proceso que los implementadores pobres, y el impacto es significativo. Entonces, ¿qué podemos aprender de ellos?

Figura 1

Secretos de los mejores implementadores del mundo

Casi por definición, los buenos implementadores superan a los de más bajo desempeño por un margen significativo en las siete capacidades básicas de nuestra Evaluación de la Capacidad de Implementación, lo que los resultados de la encuesta confirman (Figura 2).

Sin embargo, más allá de estos resultados agregados, nuestro extenso trabajo con empresas en la implementación y la encuesta apuntan a algunas prácticas específicas comunes a los mejores implementadores del mundo. Veamos sólo tres ejemplos.

Propiedad y compromiso

Los líderes dedican tiempo y energía apropiados para apoyar cambios importantes, a menudo despejando sus actividades diarias (el día a día) para impulsar los esfuerzos de una manera práctica e inspirar a sus colegas. También modelan los comportamientos correctos para apoyar el cambio, demostrando el difícil acto de hacer cambios de comportamiento personales.

Priorizar y planificar

Los gerentes de línea usan herramientas tales como árboles de valor para asegurar que los empleados pasan la mayor parte de su tiempo con las prioridades de la organización. Comunican a todos los niveles sobre qué acciones y resultados son más importantes para los accionistas de la organización, los clientes y otras partes interesadas, y han establecido intervalos para revisar los esfuerzos individuales hacia las prioridades.

Responsabilidad

Los gerentes de línea eliminan la variabilidad del desempeño a través de un monitoreo estricto y respuestas rápidas. Esto incluye usar efectivamente indicadores clave de desempeño que la organización define y realizar un seguimiento de la frecuencia adecuada, realizar conversaciones regulares sobre el desempeño con los equipos y evaluar regularmente a los empleados en relación con objetivos y metas individuales.

Figura 2

Ejemplos similares pueden identificarse usando las cuatro capacidades restantes en el Figura 2. Finalmente, un secreto de los mejores implementadores del mundo es su creencia de que la implementación de programas de cambio es una disciplina individual que se puede mejorar con el tiempo.

Los implementadores del cuartil superior manifiestan esta creencia al tener una mayor proporción de líderes de cambio experimentados que dirigen sus programas en relación con otras compañías.

Ejecutivos y gerentes de línea alrededor del mundo, con frecuencia, lamentan las pobres capacidades de implementación de sus organizaciones. Nuestra encuesta subraya lo que está en juego, pero también tiene buenas noticias: hay un camino claro para mejorar las capacidades de implementación, entendiendo las prácticas que importan, priorizándolas en su organización y construyéndolas sistemáticamente.

Autores: Raphael Pustkowski, consultor en la oficina de McKinsey en Sydney – Jesse Scott director asociado de McKinsey en Sydney-Joseph Tesvic director de McKinsey en Sydney

Traducido y adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com