La empresa actual enfrenta un constante y creciente fenómeno del cambio, fundamentalmente tecnológico como consecuencia del desarrollo vertiginoso de la llamada “era de la información y el conocimiento. Este creciente perfeccionamiento hace que cada vez sea más difícil para las empresas ser competitivas, si los procesos de negocio no están alineados e integrados con la estrategia de la organización soportado, claro está, por una buena dosis de innovación en todas las áreas del negocio.

Esta situación de cambio ha ido creando la necesidad de un nuevo enfoque arquitectónico estructurado, integrado y sistematizado con una visión empresarial cuya solución es la arquitectura empresarial. Algunos autores definen a la arquitectura empresarial como una estructura sistémica que permite alinear e integrar el negocio y sus objetivos con las Tecnologías de la Información (TI), permitiendo mejorar continuamente la empresa a través de ajustes en los procesos de negocio.

Se trata de la más alta representación de los procesos de negocio integrados con los sistemas de información, pues describe el significado del negocio y las interrelaciones entre los distintos eslabones de la cadena organizacional. El sistema integrado no es sólo un conjunto de elementos tangibles (hardware) e intangibles (software, mapas, datos, información) relacionados y conjugados de forma armónica, necesita de una alta capacidad organizacional para responder a cambios como por ejemplo el lanzamiento de un nuevo producto.

La estructuración más generalizada en la literatura para la Arquitectura Empresarial es a través de dimensiones o capas que abarcan todas las partes de la empresa, que por lo general son cuatro capas fundamentales.

Capa de Procesos de Negocio

Describe todas las actividades de los procesos, la estructura organizacional, misión, visión, política del negocio, estrategias, indicadores estratégicos y cultura organizacional; en resumen constituye la razón de ser de la empresa de la cual se desprende el resto de las capas.
Los constantes cambios en los procesos de negocio necesitan de una metodología de rediseño organizacional que permita flexibilizar y adaptar la organización al fenómeno de la transformación rápida. Entre las herramientas que soportan esta dimensión están:

  • BPM: Business Process Management o Gestión de Procesos de Negocio.
  • eTOM: enhanced Telecom Operation Map, Mapeo de Operaciones de Telecomunicaciones mayores.
  • ITIL: Information Technology Infraestructure Library o Biblioteca de la Infraestructura Tecnológica de la Información.

Capa de Información

Está determinada por el flujo de datos e información a través de toda la organización, esta capa permite organizar y estructurar la información de manera que se eviten duplicidades, se emplee en el momento oportuno para la toma de decisiones y sea utilizada y compartida eficientemente por todos los interesados en el negocio (stakeholders).

Algunas herramientas de apoyo a la gestión eficiente de la información:

  • EII: Enterprise Integration Information o Integración de la Información Empresarial.
  • XBRL: Extensible Business Reporting Language o Lenguaje de Reporte de Negocios Extensibles.

Capa de Aplicaciones

Esta capa define a partir de software de aplicaciones cuáles son las necesidades de información en cada momento y como se deben gestiona.

Dichas aplicaciones, brindan servicios que solucionan problemas inmediatos en los procesos de negocio. Como herramientas de esta capa están

  • WS-Coordination: Web Services Coordination o Servicios Web de Coordinación.
  • CORBA: Common Object Request Broker Architecture o Arquitectura de Rompimiento de Requisiciones de objetos comunes.

Capa Tecnológica

Está dada por la infraestructura y el soporte necesario para poner en funcionamiento la arquitectura. Requiere de técnicas y plataformas computacionales que permiten almacenar gran cantidad de datos e información.

Entre las plataformas que soportan la arquitectura tecnológica están:

  • XML: Extended Markup Language o Lenguaje Extensible de Marcas.
  • J2EE: de la plataforma Java y Web Services

En la Figura 1 aparece la estructura por capas de la Arquitectura Empresarial siendo cada capa determinada por la superior reforzando el carácter integrador del sistema.

Figura 1 – Capas de la Arquitectura Empresarial

Qué son los marcos o frameworks de la arquitectura empresarial

En los últimos años se han desarrollado un conjunto de marcos de trabajo llamados frameworks, sobre los cuales se soporta la Arquitectura Empresarial. Estos frameworks desarrollan distintas funcionalidades de la arquitectura con mayor o menor énfasis, en dependencia de sus características. El framework más conocido es el Zachman, creado por John Zachman, su propósito fundamental es proveer la estructura básica que soporta a la organización, definir cómo se integran, desarrollan, gestionan y cambian un conjunto de artefactos dentro de los sistemas de información de la empresa; careciendo de una metodología o un modelo de referencia para su implementación.

El marco de trabajo TOGAF, siglas del inglés The Open Group Architectural Framework, por su parte es uno de los más utilizados actualmente, tiene un enfoque metodológico de implementación y mantenimiento de una arquitectura empresarial a través del método ADM que permite dirigir a la arquitectura tecnológica hacia el logro de los objetivos y requerimientos del negocio.
Otros marcos de trabajo: GEAF, siglas del inglés Gartner Enterprise Architecture Framework y E2AF, que significa Extended Enterprise Architecture.

La adopción exitosa de un determinado framework depende en gran medida del compromiso de las personas interesadas en el negocio y del grado de madurez que tenga este con respecto a la arquitectura empresarial.

Hay autores que expresan que existe una correlación directa entre la alineación del negocio con el nivel de madurez de este. Entiéndase como alineación a la sincronización entre el negocio, la tecnología, la estructura organizacional y los procesos. Por tanto un modelo de madurez de la arquitectura empresarial permite diagnosticar fácilmente un estado actual (as-is) y proveer las pautas para alcanzar un estado futuro (to-be) en concordancia con la estrategia de la empresa, así como realizar un auto benchmarking que facilite la toma de decisiones en función de mejorar la arquitectura.

Nivel de madurez

En sentido general cada modelo abarca 5 niveles de madurez que van desde un nivel 0 donde se define que no existe la arquitectura empresarial hasta un nivel 5 de arquitectura empresarial optimizada, donde se observa una comunicación directa entre las necesidades del negocio y la tecnología.

Aunque aún no existe un marco de referencia como modelo de madurez para la arquitectura empresarial, hay autores que han hecho un acercamiento a este tema manifestando que las empresas evolucionan a través de 4 niveles de madurez de la arquitectura:

1. Silo del Negocio

La experiencia en el diseño y gestión de la arquitectura empresarial es mínima, se diseñan procesos de negocio y se ofrecen soluciones de tecnologías de la información específicas, se realizan inversiones en tecnologías justificadas por la reducción de costos; y existe falta de comunicación y estandarización entre los sistemas tecnológicos provocando desintegración y complejidad en la gestión de los procesos.

2. Tecnología Estandarizada

Se mantiene el rol de las tecnologías de automatizar los procesos pero con un enfoque de estandarización que permite reducir riesgos y costos de seguridad y confiabilidad en los servicios.

3. Núcleo Optimizado

Representado por un cambio de paradigma en el gobierno de la tecnología de la información, ya que pasan de ser aplicaciones locales a sistemas empresariales basados en la eliminación de redundancias en los datos y en la optimización a través de la digitalización, centralización y estandarización de los procesos de negocio que aportan valor, reconociendo a esta última como una vía para la innovación en nuevos productos/servicios y la predictibilidad de los resultados del negocio.

4. Modulación del Negocio

Esta fase se basa en la agrupación de los procesos digitalizados en el estadío anterior en módulos e interfaces estandarizadas reutilizables, que permiten la experimentación y la difusión de las mejores prácticas a toda la empresa a través de una plataforma de innovación, facilitando el proceso de toma de decisiones.

Aplicación de los estadíos de madurez

La aplicación de estos estadíos de madurez implica como principios enfocar los esfuerzos arquitectónicos en procesos estratégicos. El desarrollo de estadíos en todos los procesos limita el enfoque en los procesos clave que aportan valor al negocio.

Moverse incrementalmente

No es aconsejable para la empresa saltarse un estadío; se consiguen más beneficios con resultados pequeños e incrementales dentro de un nivel.

Reconocer que las organizaciones complejas tienen arquitecturas empresariales en múltiples niveles

Las empresas complejas tienen arquitecturas diferentes que responden a distintos objetivos estratégicos, por lo que cada sistema puede responder a distintos estadíos de madurez .

Construir una capacidad arquitectónica propia

Se debe desarrollar en la empresa un clima de colaboración conjunta entre el negocio y las tecnologías de la información, como premisa para alcanzar una arquitectura empresarial optimizada.

Apuntar a la modularidad del negocio

Alcanzar este estadío implica que la empresa se encuentra en una fase superior de alineación de los objetivos estratégicos con la tecnología, es por ello que empresas en este nivel son altamente eficientes y competitivas.

De modo general no existe en la literatura un instrumento metodológico estandarizado que permita determinar en qué fase se encuentra la integración empresarial bajo un enfoque de arquitectura empresarial. Indiscutiblemente esta primera fase de diagnóstico del estado del negocio y su relación con la tecnología va asegurar el éxito ya sea a corto o largo plazo de la empresa en dependencia del impacto de la arquitectura que se desee implementar.

Fuente: XVI Convención y Feria Internacional Informática 2016-La integración empresarial a través de arquitecturas empresariales – Annette Malleuve Martínez, Daniel Alfonso Robaina, Mavis Lis Stuart Cárdenas.

Adaptado por la Divisón Consultoría de EvaluandoSoftware.com