¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Más allá del Internet de las Cosas, existe el llamado Internet Industrial que es utilizado en ambientes industriales y empresariales.

La cuarta revolución y la Internet industrial

Así como la Internet del consumo, desde fines de la década de 1990, revolucionó la relación B2C (Business To Consumer, en español: “Del negocio al consumidor”) en las industrias de medios (noticias, música y TV), el retail y los servicios financieros, en los próximos 10 años la Internet industrial modificará profundamente el funcionamiento de los principales sectores económicos, incluyendo la manufactura, la energía, el petróleo y el gas, la minería, la construcción, la agricultura, el transporte y la salud, lo que representan cerca de dos tercios del PBI (Producto Bruto Interno).

El avance de la Internet of Things (IoT) ha permitido la transición desde la Internet del consumo hacia la Internet industrial, proceso también denominado cuarta revolución industrial o Industria 4.0. Esta es definida como la habilidad de la Internet para controlar el mundo físico mediante la sincronización de equipos, procesos y personas. La frontera de aplicaciones ha pasado desde los dispositivos individuales a sistemas integrados de múltiples niveles de interconexión, destacando los datos de sensores, redes de conexión, servicios de aplicación y las interfaces de interoperabilidad.

La Internet industrial es la Internet de segunda generación, un nuevo concepto tecnológico que prevalecerá por un largo período. Las predicciones respecto de la cantidad de dispositivos que habrá conectados para 2020 es disímil, pero todas estiman números altos:

  • Gartner calculó 20 mil millones;
  • IDC, 30 mil millones; Cisco estableció la cifra en 50 mil millones;
  • Morgan Stanley lo proyectó en 75 mil millones.

Las regiones más importantes para la Internet industrial, medida por la generación de ingresos, son Asia Pacífico, que captura más del 50%, Norteamérica con 26% y Europa Occidental con más de 15% (IDC, 2014).

En 2016, alrededor de 6,4 mil millones de objetos estuvieron un 30% más conectados que el año 2015. Las áreas que más dispositivos conectados presentan son la automotriz, los hogares inteligentes (smart home), los dispositivos para salud (fitness devices) y el consumo. Sin embargo, las aplicaciones industriales son las que registran los gastos más elevados en esta tecnología. En el año en 2016, los gastos estimados en las aplicaciones de consumo alcanzaron los 546 mil millones de dólares, mientras que en la industria alcanzaron los 868 mil millones de dólares (véase el cuadro 1.1).

La inversión en la Internet industrial ha mantenido su dinamismo, incluso cuando en la fase de ralentización de la economía internacional. En 2015, los niveles de inversión aumentaron respecto del año anterior y alcanzaron 1500 mil millones de dólares en infraestructura de telecomunicaciones 700 mil millones en Internet de las cosas y 100 mil millones en data centers. Ese mismo año, según Gartner e IFR, los envíos de impresoras 3D alcanzaron 200 mil unidades, doblando a los pedidos del año anterior, mientras que las ventas de robots superaron las 180 mil unidades, con un crecimiento superior a 10%. Las principales industrias demandantes fueron la automotriz, la de semiconductores, la electrónica y el sector agrícola.

Cuadro 1.1. Objetos conectados y gastos de Internet industrial

El impacto económico potencial anual de la Internet industrial hacia 2025 será, a lo menos, de cuatro billones de dólares, destacando las aplicaciones en la industria manufacturera (1,2 billones de dólares), la gestión de ciudades (900 mil millones de dólares), el transporte y la logística (500 mil millones de dólares), el retail (400 mil millones de dólares) y la industria basada en recursos naturales (200 mil millones de dólares). La mayor parte del valor económico de estas aplicaciones se localiza en países avanzados –62% del valor–, sin embargo, existen áreas de aplicación de mayor potencial en economías en desarrollo, como la industria de recursos naturales, el transporte y la logística, y la industria manufactura.

Entre los factores críticos para lograr esos impactos destacan la evolución de las nuevas redes de comunicación, aumentar las inversiones en las plataformas y las aplicaciones verticales. Las áreas técnicas en las que se requiere avanzar son el despliegue del IPv6 (por sus siglas Protocolo de Internet versión 6), la sustentabilidad de los sensores, los acuerdos en los estándares de interconexión y la seguridad de estas aplicaciones. La interoperabilidad es uno de los factores críticos, área en la que la alternativa más plausible es la adopción de estándares abiertos y la existencia de plataformas que permitan a los sistemas de IoT comunicarse entre ellos. La ausencia de un sistema de interoperabilidad reduciría en al menos 40% el potencial beneficio de estas aplicaciones.

Otra de las condiciones es que se mantengan la disminución de los costos de producción de hardware y de los servicios de comunicación, almacenamiento y de procesamiento de datos, es decir reducciones de entre 5% y 15% anual dependiendo de la tecnología o servicio. Entre los componentes de hardware destacan los sensores de bajo consumo, los sensores microelectromecánicos, los identificadores de radiofrecuencia y las baterías de bajo costo. En el caso de servicios, los software analíticos y de visualización, los enlaces de comunicaciones de datos de bajo costo, los servicios de procesamiento de información y almacenamiento.

La Internet industrial se organiza en tres pilares tecnológicos principales:

  • Redes de conectividad
  • Plataformas cross industry
  • Especialización vertical, donde convergen diversas tecnologías que están en distintos niveles de desarrollo.

Entre estas destacan las redes de alta velocidad, la Internet de las cosas, la robótica, los sistemas de inteligencia artificial, la manufactura aditiva, la computación en la nube, el almacenamiento y la analítica de grandes datos (véase el cuadro 1.2).

Cuadro 1.2. Los tres pilares de la Internet industrial

La cadena de valor de la Internet industrial permite en teoría, mediante nuevos estándares de comunicación, abordar el ciclo completo de cualquier producto o servicio, desde el desarrollo e ingeniería, pasando por la manufactura, hasta el uso, mantenimiento y reciclaje. A diferencia de la cadena de valor del Internet del consumo, esta tiene una alta fragmentación y requiere mayores niveles de coordinación entre las empresas que integran los componentes de la cadena. Por ejemplo, las empresas de tecnologías de redes y servicios de cloud computing necesitan de los productores de objetos –dispositivos con sensores– tanto como estos requieren de ellas para desarrollar conjuntamente la industria de aplicaciones de software y hardware.

Esta cadena de valor de la Internet industrial está organizada en cuatro segmentos principales (véase el Diagrama 1.1):

1. Dispositivos (partes y sistemas operativos)

Corresponde a la manufactura electrónica de dispositivos con sensores para la captura de datos, es decir a la producción de sensores, MEMS (por sus siglas Sistemas Micro electromecánicos), nodos, controladores y otros artefactos para obtener datos.

2. Comunicaciones

Las redes de comunicación celular e inalámbrica, que corresponde al ámbito de los circuitos integrados y considera microprocesadores, chips y protocolos usados para la comunicación y procesar información. El tercer segmento está asociado al desarrollo de plataformas de software de gestión de comunicaciones y manejo de datos, y corresponde a IDIOT de diseño de sistemas de hardware y software para el monitoreo de sistemas, la analítica de datos y los protocolos de seguridad para el análisis y la respuesta de datos.

3. Desarrollo de productos e integración

La integración de aplicaciones en industrias verticales, es decir, el diseño de aplicaciones, servicios y mantenimiento remoto y operado con interfaces de computación en la nube y API (Interfaz de programación de aplicaciones).

Diagrama 1.1. Cadena de valor de la Internet industrial

A diferencia de la cadena de valor de la Internet del consumo, en este caso hay un mayor balance entre las fuerzas de concentración y desconcentración económica. Las fuerzas que conducen a la concentración son las economías de escala y las economías de red asociadas a las plataformas de software en un número reducido de empresas. Las fuerzas que posibilitan la desconcentración están asociadas a las posibilidades de localización y la generación de mercados de nicho en el desarrollo de productos e integración en industrias verticales. En una situación intermedia de concentración se encuentra la manufactura electrónica de dispositivos, donde se prevé una fuerte competencia, destacando los dispositivos inteligentes, los sistemas de comunicación y el control de objetos.

Alrededor de 30% del crecimiento del mercado de la Internet industrial hacia 2020 provendrá del diseño, la manufactura y la venta de nuevos dispositivos. Los principales fabricantes están transformando los componentes de sus productos para hacerlos más inteligentes, interactivos y valiosos gracias a diversas innovaciones. Ejemplo de ello es el caso de Nest –adquirida recientemente por Google– en el área de termostatos, Philips en la de aplicaciones Bluetooth, Wifi y sensores de iluminación, y Thin Film en la producción de etiquetas.

Entre los aspectos críticos de la evolución de la cadena de valor destacan las modalidades de comunicación y control que van a prevalecer en la industria. Considerando la multiplicidad de dispositivos con distintos sistemas que será necesario conectar, los proveedores de red deberán desarrollar soluciones de comunicación –basadas en sistemas Bluetooth y Wifi– que generen valor en la red y también en la parte downstream de la cadena. En este contexto, las redes dominantes serán aquellas que logren proveer los sistemas más simples de operar y garanticen la seguridad y la privacidad de los datos. Una situación similar ocurre para las empresas que desarrollan tecnologías de control único para diversos dispositivos.

Fuente: La Internet industrial para el cambio estructural en América Latina por Mario Castillo – IBEI

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores