¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Cada vez hay más problemas en el sector de la salud. Las estadísticas son alarmantes: más de un millón de personas mueren cada año debido al uso de fármacos falsificados. Muchas personas no tienen acceso a su información sanitaria y, hasta a veces, es extraviada o robada, debido a problemas de seguridad. La tecnología debe llegar como salvación a estos problemas, es tiempo de recurrir al Blockchain.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector farmacéutico actual? ¿Se trata de un reto tecnológico u operativo?

Si miramos al sector de la salud en general, los diversos actores se enfrentan a diferentes retos. Por un lado, la administración sanitaria se enfrenta a un control del gasto sanitario en las economías más avanzadas, buscando por ello una mayor eficiencia en la operativa y, a la vez, una mejora constante del servicio al paciente. Por otro lado, las grandes industrias farmacéuticas, los distribuidores, los centros hospitalarios y los profesionales médicos y farmacéuticos están también involucrados en una remodelación de procesos enmarcada en un entorno donde se debe manejar grandes cantidades de información que debe ser fiable y accesible, todo operado bajo un marco estructural que garantice más allá de su integridad, la máxima seguridad de la misma.

Si bien la tecnología tendrá un papel fundamental como palanca para elevar el alcance de los cambios, es imprescindible un cambio de concepción en la gestión de servicios y de cultura de trabajo. Proveedores de servicios de salud, seguros de salud y farmacéuticas deben adaptarse a un modelo relacional enfocado en el usuario, al que deben ofrecer servicios personalizados, adaptados a su contexto, necesidades, tiempo y lugar.

¿De qué forma se está adaptando las farmacéuticas al nuevo modelo digital?

El nuevo modelo digital tiene un protagonista claro: el paciente o el consumidor final. Las compañías están intentando adaptar sus organizaciones, estructuras tecnológicas y los canales de relación con sus clientes y distribuidores.

La mayoría de ellas se encuentran en fases aún tempranas de la evolución digital y si han sido pioneras en el desarrollo de fármacos con un alto componente tecnológico, tienen un camino muy interesante que recorrer en nuevos modelos de producción, gestión logística, generación de servicios digitales y sobre todo, un amplio y cercano conocimiento del paciente final que demanda soluciones y servicios inmediatos de alta fiabilidad y transparencia.

Una de las principales oportunidades que nos brinda el uso nativo de la criptografía de clave pública de Blockchain, junto a la tokenización de identidades, es la capacidad para almacenar y compartir de forma segura información sensible que, en todo momento, es propiedad del usuario.

Esto querría decir que es el propio usuario el que tendrá el pleno control sobre la cesión de información a terceros, pudiendo incluso cobrar por proporcionar la misma a empresas o instituciones. Asimismo, esta portabilidad de la identidad e información sanitaria del usuario abre las puertas a que hospitales incluyan sus registros médicos, que podrán ser leídos por cualquier otro hospital, permitiendo un control más exhaustivo sobre la medicación de los usuarios e incluso por empresas que ofrezcan seguros de vida y precisen de validar los diagnósticos médicos, así como conocer que la información sanitaria del paciente es absolutamente veraz.

¿Cómo se puede beneficiar el sector de la salud y de las farmaceúticas de la Blockchain?

Si bien la tecnología Blockchain nace para resolver retos en el sector financiero, ha sido larga la lista de diferentes industrias que también se han unido a la exploración y adopción de las bondades que esta tecnología nos permite.

En la industria sanitaria y farmacéutica contamos con un amplio espectro de soluciones que van desde la gestión de pagos y automatización de la cadena de distribución, gestión de inventarios, certificación de origen y calidad de medicamentos, registro de propiedad intelectual, registro de cambios en la documentación sobre la composición de los fármacos, donación de datos médicos, prescripción digital de medicamentos y gestión de cheques de salud digitales, hasta la emisión de tokens para financiar la investigación o el desarrollo de nuevos fármacos.

¿Cuáles son las aplicaciones que podrían tener un mayor impacto en el sector?

Hoy por hoy, creemos que cabe destacar tres principales aplicaciones:

Falsificación de Medicamentos:

Las estadísticas actuales son alarmantes, más de un millón de personas mueren cada año debido al uso de fármacos falsificados. Este problema se hace especialmente patente en el caso de Nigeria, Egipto, India, China, Tailandia y Pakistán.

Siguiendo el modelo de consorcio frecuentemente implementado por entidades financieras, las compañías farmacéuticas podrían desarrollar blockchains privadas en las que involucrar a los diferentes elementos de la cadena de distribución (agentes productores, entidades sanitarias certificadoras, distribuidores y vendedores), y lograr integrarlos en todos los nodos de la cadena. Así, cada vez que un medicamento se fabrique, se generaría un hash (huella digital criptográfica) que proporciona toda la información relativa a su origen, fabricación y componentes.

Cada vez que un agente interaccione con ese medicamento, se volverá a generar otro hash vinculado al anterior con más información, lo cual podría permitir una trazabilidad total, fiable y transparente del medicamento en toda su cadena. Esto permite aportar transparencia y certidumbre, y simplificar el proceso de verificación de los medicamentos, permitiendo más allá de un mayor control por parte de las farmacéuticas sobre sus productos, salvar millones de vidas.

Repositorios de Información:

Otro beneficio que se puede esperar del uso de la tecnología blockchain para la industria, podría ser el uso de la información relativa a la salud de los usuarios para diferentes iniciativas generando grandes repositorios de información. Sería posible, por ejemplo, que los pacientes pudieran compartir su información sanitaria personal con instituciones y organizaciones que deseen conocer datos relevantes sobre comportamientos, perfiles o información precisa de la salud de las personas en tests, investigaciones o desarrollo de productos, pudiendo recibir una compensación económica indirecta o directa por ello.

De esta manera, el usuario sería propietario directo de los datos y podría decidir de forma personal si ceder o comercializar esos datos para aquellas iniciativas que considerase oportunas, y contaría con un incentivo para aportar esa información de tan elevado valor para empresas e investigadores.

Ciberseguridad:

La gestión de la identidad supone asimismo un eje fundamental para combatir un problema actual en hospitales, el Ransomware. A lo largo del año 2016 han sido más de 14 los hospitales afectados por este tipo de malware, con la consecuencia del bloqueo de todos los archivos médicos, e inutilización de los mismos a lo largo de días, hasta que es pagado el rescate. De repente, se perdía la información sanitaria sobre pacientes pendientes de operaciones o con necesidad de tratamientos urgentes, algo sin duda crítico.

Añadido a esta posibilidad, en base al sistema actual de naturaleza centralizada, alguien que posea el acceso al usuario administrador del sistema podría cambiar la medicación de miles de personas, con las consiguientes secuelas fatales, sin dejar rastro. En un modelo descentralizado en el que todos los hospitales cuentan con una base de datos distribuida, transparente y segura mediante criptografía y son los pacientes quienes tienen el control de la información, este problema no podría producirse.

¿Cuáles serían los principales beneficios para los pacientes o consumidores finales?

Sin duda, el foco de toda tecnología y proceso de innovación debería ser la mejora sustancial de la vida de nuestros clientes, y creemos que no hay caso donde esta mejora se materializa de forma más directa que en el ámbito de la salud.

Permitiremos que los pacientes y consumidores tengan acceso a soluciones más seguras, baratas y adaptadas a sus necesidades y estado de salud, como también unos seguros de salud y vida más competitivos y personalizados.

La relación entre empresas de salud, hospitales y pacientes será más directa, y acompañará a los últimos en cualquier momento y lugar, pudiendo incluso acceder a información sanitaria sobre los mismos en tiempo real, ya sea a través de wearables o sensores inteligentes propios de ciudades inteligentes para prevenir cualquier signo de actividad anormal como un ataque, o llevar un seguimiento que permita mejorar los hábitos de vida y salud, mientras mantenemos el control y la propiedad de nuestra información.

Blockchain permitirá permeabilizar todas las bondades que el internet ha propiciado en industrias como servicios de información, telecomunicaciones o sector financiero, también en el sector sanitario, mejorando considerablemente el servicio de las administraciones y empresas de salud, y revolucionando la calidad de vida y el valor añadido a los ciudadanos.

Fuente: El economista.es

Adaptado por la División y Consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores