Cómo la tecnología puede reparar la infraestructura en decadencia

Cuando cruzas un puente, ¿lo piensas dos veces? Cuando subes al subte para trabajar, ¿te altera? Si todavía no, pronto va a preocupar. Esto puede sonar dramático, pero es real. El costo de mantener la infraestructura es enorme y no siempre se hace en tiempo y forma.

En la mayoría de nuestros países, los sistemas de metros y subterráneos están funcionando al límite de sus posibilidades, los trenes luchan por mantenerse en estado, con choques regulares, y en general los puentes necesitan reparaciones. Dejando de lado el caos que puede provocar la falla de la infraestructura en la economía, es inseguro y peligroso. Como ciudadanos de un mundo en constante cambio, esperamos contar con un transporte moderno, y seguro.

Además de la inseguridad, las ineficiencias de la infraestructura inadecuada causan costos enormes. Esto se debe a que la infraestructura pobre afecta la productividad y aumenta los costos del transporte, que a su vez afectan el alza de precios de bienes y servicios.

Es hora de focalizarse e invertir en un plan para organizar, gestionar y monitorear las reparaciones de la ruta, puentes, señalizaciones, estructuras edilicias, programas de inspección y miles de otros detalles críticos.

¿Por dónde empezamos?

Se debe estar atento a las normas vigentes y sus cambios, por ejemplo, se debe cumplir con la ISO-55000, una norma internacional que informa cómo administrar los activos físicos, que puede incluir ítems como vagones de subte, sensores de seguridad de ruedas, o estructuras como puentes y túneles.

La forma más eficiente de cumplir con todos estos requisitos, contar con fondos y garantizar el proceso que detecte las reparaciones necesarias y prolongue la vida de los equipos es invirtiendo en tecnología para la gestión de activos físicos que brinda la visibilidad sobre el mantenimiento predictivo.

Las organizaciones gubernamentales que pueden administrar la infraestructura pública saben que el software para la gestión de activos físicos los ayuda a priorizar los proyectos basándose en riesgo y criticidad, y en invertir los fondos para mejoras de capital en la forma más eficiente posible.

El proceso requiere 5 pasos

1. Crear un inventario de cada activo existente

Cada tuerca y tornillo que funciona en el sistema de transporte debe estar catalogado e inventariado. La tecnología debe utilizarse para que cuente con todos los datos relacionados con los activos de la infraestructura, incluyendo los grupos de datos necesarios; identificación, clasificación, fecha del comienzo del ciclo de vida, vida útil estimada y costo estimado del reemplazo. Otra información importante incluye historial del relevamiento de los activos y si el producto es parte de un proyecto de reemplazo o reparación.

2. Identificación de proyectos viables

El estado del activo físico en base a la inspección, criticidad, edad y riesgo determinará la prioridad para su reparación o reemplazo. Existen herramientas de análisis como TERM Lite, que ayudan a las organizaciones del transporte a relevar sus reparaciones pendientes y determinar la inversión necesaria para lograr cumplimiento. Se categoriza a los activos desde el uno (pobre) al cinco (nuevo) para relevar tanto la probabilidad de falla como para determinar las consecuencias de las fallas, los activos acercándose a cero estarán cerca del final de su vida útil.

3. Definir los criterios de prioridades

Las organizaciones necesitan determinar qué impactará la falla de alguno de los servicios, si los temas críticos como seguridad y confiabilidad, o temas de calidad como comodidad, eficiencia y entretenimiento.

Es importante catalogar cada activo físico en categorías con un ranking de la vida útil que tiene. Al catalogar cada activo físico con un valor asignado, los técnicos pueden localizar reparar o reemplazar los activos antes de que fallen.

4. Priorizar los proyectos considerando sus categorías

Algunas tecnologías ofrecen una funcionalidad de planeamiento de capital que permite definir y visualizar el cumplimiento, especificado por prioridad y categoría para determinar dónde conviene focalizarse.

5. Modelar los efectos de la inversión

Es importante contar con el relevamiento de la edad de los activos, también se usan prácticas de mantenimiento modernas como los reemplazos basados en el estado o en el desempeño. En un escenario de transporte, por ejemplo, los transformadores se reemplazaran basándose en la edad cualquiera sea el estado debido a la extrema criticidad. Solo en algunos casos se extiende la vida dependiendo de las demás prácticas de mantenimiento.

La infraestructura es vital para el éxito colectivo de la comunidad, y es hora que el gobierno realice cambios en los procedimientos que la mayoría de las empresas privadas ya realiza y ha implementado hace años. La clave para revitalizar la infraestructura se realiza por medio de inversiones estratégicas en tecnología que crean una eficiencia sustentable, la misma inherente a la gestión moderna de los activos físicos. El sistema actual está empezando a fallar pero nunca es demasiado tarde para cambiar el rumbo hacia la eficiencia y la modernidad.

Por Rubén Belluomo,
Gerente Comercial de Infor

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario