¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Las competencias centrales son las fortalezas que definen una organización. Proporcionan la base desde la cual crecerá la empresa, aprovechará nuevas oportunidades y ofrecerá valor a los clientes. Las competencias centrales de una empresa no son fácilmente replicadas por otras organizaciones, ya sean competidores existentes o nuevas entradas en su marca.

Una empresa puede tener más de una competencia básica. Las competencias básicas, que a veces se llaman capacidades centrales o competencias distintivas, ayudan a crear una ventaja competitiva sostenida para las organizaciones.

El concepto de identificar y nutrir las competencias centrales para impulsar las ventajas competitivas y el crecimiento futuro se aplica a las empresas de todos los sectores.

Origen del concepto de competencias centrales

La idea de competencia central proviene del artículo de 1990 titulado “La competencia principal de la corporación”, escrito por C.K. Prahalad y Gary Hamel y publicado en Harvard Business Review.

En ese artículo, los autores afirmaron, en su párrafo inicial, que los ejecutivos de negocios en la década de 1980 “fueron juzgados por su capacidad para reestructurar, desmantelar y demorar sus empresas”. Pero en el futuro, en la década de 1990, “se los juzgaría por su capacidad para identificar, cultivar y explotar las competencias básicas que hacen posible el crecimiento”.

Prahalad y Hamel observaron que las compañías exitosas se consideraban a sí mismas como “una cartera de competencias frente a una cartera de empresas”, y estas competencias “empoderan a las empresas individuales para adaptarse rápidamente a las oportunidades cambiantes”.

Competencia central definida

Los autores definieron las competencias básicas “como el aprendizaje colectivo de la organización, especialmente cómo coordinar diversas habilidades de producción e integrar múltiples flujos de tecnología”.

Ellos escribieron: “Si la competencia central se trata de armonizar corrientes de tecnología, también se trata de la organización del trabajo y la entrega de valor”.

El artículo cita a Honda para explicar las competencias básicas, explicando que las competencias centrales de Honda estaban en los motores y los trenes de fuerza, y esas competencias impulsaron su ventaja en los negocios de automóviles, motocicletas, cortadoras de césped y generadores.

Identificar y nutrir las competencias centrales

Prahalad y Hamel escribieron que una competencia central puede identificarse por tres características:

Proporciona acceso potencial a una amplia variedad de mercados.
Hacer una contribución significativa a los beneficios percibidos del cliente del producto final.
Debería ser difícil de imitar para los competidores.

Además, los autores declararon que “la competencia central es la comunicación, la participación y un profundo compromiso para trabajar a través de las fronteras organizacionales. Involucra a muchos niveles de personas y todas las funciones”.

Para asegurar el crecimiento y el éxito a largo plazo, una organización debe identificar sus competencias principales y luego invertir en esas áreas, enfocando los recursos en la construcción y el mantenimiento de las habilidades que contribuyen a las competencias.

Una compañía que busca desarrollar sus competencias centrales necesita primero aislar aquellas habilidades que hacen bien o pueden proporcionar una ventaja competitiva, y luego desarrollarlas en puntos fuertes de toda la organización. Necesitan desarrollar esas habilidades y fortalezas de maneras que son únicas de los competidores y en formas que entregan valor identificado a los clientes.

Algunos expertos en gestión afirman que una organización debe externalizar o desinvertir en áreas que están fuera de las competencias centrales, liberando así más recursos para reinvertir en las capacidades básicas.

Para ayudar a mantener sus competencias centrales, una empresa debe usarlas para guiar sus visiones estratégicas, así como sus prioridades de gestión. Una empresa debe enfocarse en comunicar su valor a los empleados, construir una cultura basada en estas capacidades y desplegar tecnología para respaldarlos.

Aplicaciones adicionales del término

Hoy en día, algunos empresarios aplican el término competencias centrales a las fortalezas que poseen las personas, particularmente porque esas fortalezas se relacionan con sus posiciones o profesiones. Como tal, algunos identificarán las competencias básicas de un trabajador individual como habilidades específicas, por ejemplo, fomentando el trabajo en equipo o gestionando el cambio.

División consultoría EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores