Pasillos fríos y pasillos calientes: estrategias energéticas en centros de datos

En Latinoamérica los directores de información y de tecnología saben que el principal desafío que enfrentan es mantener los servicios de TI fuera de “caídas” y libres de interrupciones de forma tal, que su trabajo sea tan transparente al usuario, que pueda aplicarse el popular dicho de “entre más invisibles seamos, mejor es nuestro trabajo”.

Aunque parezca mentira, aún existen CIOs y CTOs que no han mejorado el diseño de sus centros de datos debido a que desconocen cómo hacerlo o porque consideran que desde un principio, su implementación no requiere actualizaciones.

Un punto crucial de los centros de datos tiene que ver con el consumo de energía eléctrica. Además de ser considerado como un esfuerzo de responsabilidad social y ambiental, la gestión de energía en centros de datos es un asunto de desempeño y costos. Como sabemos, el BigData está a la vuelta de la esquina debido al nivel de interconectividad, medios sociales, y aplicaciones móviles. Ello ha dado lugar a un replanteamiento de las estrategias energéticas de los centros de datos, generando conceptos como pasillos fríos y pasillos calientes, el cual consiste en alimentar los servidores con aire frio bien dirigido para que no se mezcle con el aire que despiden caliente. Estos detalles hacen la diferencia entre tener un centro de datos bien refrigerado o uno ineficiente y que genera altos costos.

Es por ello que las compañías están adoptando el modelo de pasillos fríos y pasillos calientes. Sin embargo, es complicado tener la garantía de que así funciona. He escuchado a muchos CTOs decir que “si los racks se alimentan de aire frio y este –por las leyes de la física- desciende, entonces ¿Cómo debemos colocar el cableado? ¿En la parte superior del centro de datos o en la inferior?”

La respuesta, también es básica. ¿Para qué limitarse? Un buen diseño de centros de datos tiene lo mejor de ambos mundos. Pueden llevar el cable por arriba y tener una parte sustentada en piso falso con chimeneas que permitan la circulación libre de aire mezclado, frio y caliente.

Ahora bien, enfriar estos centros de datos parece una tarea fácil, ya que se supone que mientras más frío, mejor; pero la realidad es otra, ya que a más frío, se requiere un mayor consumo de energía, que genera a su vez mayores costos y más espacio físico para los equipos de refrigeración.

A esto hay que sumarle la mala configuración de algunos centros de datos incluyendo puertas que dejan pasar el aire caliente al entrar personal, y accesos que generan humedad en ciertas épocas del año.

Recomendamos completar la lectura con este informe: “Big Data: 10 tendencias para 2013

Con las soluciones tecnológicas de hoy, es posible reducir hasta en un 50% los costos de energía utilizando soluciones completas de refrigeración y control del clima; un porcentaje que llama poderosamente la atención no solo por la continua necesidad de mejorar los entornos, sino también por alcanzar mayores índices de eficiencia operativa.

Por Jorge de la Fuente,
Director de Ventas Técnicas Latinoamérica,
Panduit.

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Comentarios

Deja un comentario