El concepto de movilidad está presente en siete de las diez tendencias de la Tecnología de la Información (TI) para 2014, determinadas por un estudio reciente de Gartner. Adoptar el concepto de movilidad en el mundo corporativo trae como beneficios la posibilidad de realizar tareas, que generalmente se realizan en un escritorio, desde otra locación, se elimina el re trabajo y la accesibilidad a la información mejora, dejando la misma disponible para tomar decisiones en tiempo real.

Los segmentos con mayores beneficios en la adopción de soluciones de movilidad son, típicamente, aquellos con un gran contingente de colaboradores que no están habitualmente en sus escritorios. Asimismo, se ven beneficiadas aquellas empresas que cuentan con una gran fuerza de ventas o con operaciones logísticas distribuidas y/o operación descentralizada. Industrias de Consumo, Construcción Civil, Salud, Educación y Agro, son algunos ejemplos.

El potencial para reducir costos ya fue percibido, y la mayor parte de las empresas medias y grandes ya logro aprobar y validar las posibilidades de adoptar soluciones móviles. La duda está en cómo ejecutar esta iniciativa.

Algunas empresas decidirán apostar al desarrollo de aplicativos para uso en los sistemas operativos (SOs) más populares, principalmente Android e iOS (Apple). Este modelo tiene las ventajas y desventajas propias de un nuevo desarrollo. El resultado final puede ser excelente y ajustado a las necesidades de la empresa, desde que la empresa defina su estrategia de movilidad y sea eficiente en el desarrollo, integración y lanzamiento de los aplicativos, que requieran una dedicación considerable de recursos y una estricta planificación.

Además, es necesario tener una visión de evolución tecnológica a mediano plazo para preservar las inversiones realizadas. Eso es importante porque con cada nueva versión de los SOs de los smartphones es necesario realizar una actualización del aplicativo, lo que implica inversiones cíclicas en desarrollo. Adicionalmente, también surgen nuevos SOs, como el caso de Windows Phone, que vienen creciendo aceleradamente en participación de mercado, mientras que otros declinan, como Symbian y Windows Mobile. Ese movimiento impacta en la disponibilidad de equipamientos y puede llevar a la necesidad de reescribir las aplicaciones por falta de aparatos que funcionen con ese SO – empresas usuarias de Windows Mobile ya comenzaron a sentir ese efecto.

Asimismo, en las grandes empresas, con presupuestos mayores, esa actualización constante ya es desafiante, mientras que este escenario para las empresas pequeñas y medianas, que tienen menor espacio para errar en las inversiones es todavía más complejo. La mejor alternativa disponible hoy en el mercado para enfrentar esa realidad, tanto para las grandes como para las pequeñas empresas, es la utilización de plataformas móviles.

El concepto de Mobile Enterprise Application Platform (MEAP) fue introducido en 2008 por Gartner para definir una plataforma de desarrollo, implementación y mantenimiento de aplicativos para dispositivos móviles. Las plataformas móviles, actúan como un colchón para las variantes tecnológicas, manteniendo las aplicaciones funcionando, aunque haya cambios de versión o de tecnología. La plataforma es adoptada por el proveedor para adecuar las alteraciones de los SOs y mantener los aplicativos funcionando, sin necesidad de reinvertir.

Una plataforma móvil también permite el desarrollo de aplicativos mediante recursos con menor conocimiento técnico, reduciendo costos y plazos de desarrollo. Además, unifica el esfuerzo de desarrollo, ya que los aplicativos funcionan en los diferentes dispositivos y los SOs soportados por la plataforma.

Sin embargo, dependiendo del negocio de la empresa, puede ser estratégico mantener aplicativos nativos – esto es, desarrollados directamente en los SOs de los Smartphones -. Gartner propone una “Regla de Tres” para auxiliar a las empresas en la decisión de adherir o no, a una plataforma móvil. De acuerdo con esa regla, si fuera necesario soportar al menos tres aplicativos móviles, convivir con al menos tres sistemas operativos o integrar los aplicativos con al menos tres fuentes de datos, tendría sentido adoptar una plataforma móvil.

La utilización de plataformas móviles se está consolidando ahora en el mercado como una realidad y las ventajas de utilizar ese tipo de soluciones generan una tendencia de evolución en ese camino. De esa forma, vale la pena buscar comprender con mayor detalle las plataformas móviles disponibles en el mercado y, comenzar a disfrutar ahora de los beneficios que ésta tecnología puede traer para toda empresa.

Rubén Bruno
Gerente, TOTVS Consulting en Argentina