Las empresas están atravesando una transformación digital, en la cual la tecnología se ha posicionado como un medio para desarrollar y potenciar el talento humano. Esto ha supuesto una disrupción para el área de recursos humanos, ya que a través de sistemas informáticos ha podido alcanzar nuevos objetivos para el crecimiento de la organización y sus miembros. Ahora, la productividad – y hasta la felicidad de los empleados- está conectada o relacionada con las implementaciones TIC, ¿por qué esto es así?

Los sistemas informáticos están compuestos de subsistemas o aplicaciones, destinados a cumplir tareas puntuales como gestión del talento humano, planificación de sucesión o de desempeño. Al permitir que un software sea parte de la dirección, los profesionales de RR.HH liberan energía y tiempo para enfocarse en procesos de valor y calidad.

Dentro del entorno de oficina, diversas herramientas tecnológicas se ponen en marcha para brindarle agilidad y asertividad a uno de los principales pilares de toda organización, sus empleados. Los procesos tradicionales sobre los que actúa el área de recursos humanos toman demasiado tiempo, no brindan un fácil acceso, pierden visibilidad dentro de la empresa, y no logran hacer que los colaboradores se sientan identificados.

La tecnología es un medio para potenciar las destrezas de los colaboradores. Antes el área de RR.HH tenía como foco el manejo de nómina y el clima laboral. Pero hoy en día, el punto sobre el que se centran es el talento.

Por otra parte, la esencia de los recursos humanos se mantiene, así como sus conceptos. El papel que ha jugado la tecnología ha sido el de favorecer el flujo de información, y lo ha canalizado para que exista una mayor comunicación entre la empresa y su colaborador.

Existen cuatro procesos críticos en los que la tecnología de recursos humanos ha previsto un cambio rotundo:

1.Reclutar el talento humano idóneo

Contratar a la persona adecuada es uno de los principales retos que enfrenta el área de recursos humanos. No se trata de emplear a la persona con mayor experiencia, o más cantidad de títulos, sino aquella que se alinee a las metas de la empresa y sus prioridades.

Los procesos tradicionales de selección de talento llevan consigo una carga de subjetividad. Esto no sucede cuando el proceso lo lleva a cabo un software, ya que responde únicamente al perfil detenido por la empresa. A través del uso de modelos de analítica, es posible vincular al candidato idóneo con la labor más acorde a su perfil. Así se identifica el talento requerido para incrementar el desempeño del negocio.

A su vez, redes sociales profesionales se han convertido en los nuevos medios de reclutamiento y selección. Las empresas pueden publicar vacantes, y cualquier persona con el perfil requerido, aplicar. Esto aumenta exponencialmente la cantidad de candidatos y reduce el tiempo del proceso.

2.Explorar datos de los colaboradores

Hemos pasado de la carpeta de cartón a la carpeta digital. Dejamos de abarrotar cuartos con cajas, para centralizar toda la información de la nómina en una computadora, o en la Nube. Este cambio ha permitido tener una completa visibilidad sobre cada uno de los colaboradores de la empresa.

Esto implica un mayor control sobre la información de cada empleado. El área de RR.HH podrá saber sobre la rotación de personal, sus ausencias, evaluaciones de desempeño, entre otros datos que permiten conocer a detalle a cada colaborador. Esto asegura mayor agilidad y asertividad para tomar decisiones, como capacitaciones, ascensos o permisos laborales.

3.Empoderamiento de desarrollo profesional

Por medio del software de gestión de talento humano, las organizaciones brindan a sus empleados las herramientas para demostrar sus capacidades y motivaciones. Cada colaborador mantiene un perfil puertas adentro de la organización, como si de una red social se tratara. Y la actualizan periódicamente con su información profesional y académica, a la que le agregan sus motivaciones y aspiraciones. De esta forma la compañía conoce a cada uno de sus empleados, y sabe sobre el capital humano con el que cuenta, en el caso de que sea necesario llenar una vacante. Mientras que del otro lado, los colaboradores tienen la responsabilidad de profundizar en su conocimiento, y desarrollar nuevas habilidades para acceder a escalones más altos en la organización.

4.Mejorar el desempeño y el ambiente laboral

Aquello que no se mide, no se puede mejorar. Por ello la tecnología en talento humano tiene entre sus objetivos, el evaluar una serie de indicadores dentro de la organización y sus empleados, para así generar métricas sobre las cuales contrastar elementos como el desempeño de cada trabajador, o el ambiente laboral de la empresa. Esto permite generar el perfil de cada empleado, y así visibilizar quienes tienen mayor desempeño. Con esta información la empresa conoce a profundidad a cada uno de sus colaboradores, y puede promover una mayor productividad o gratificar su esfuerzo.

Estas herramientas permiten tener actualizada la información sobre el desarrollo de los colaboradores, al tiempo que facilita indicadores y reportes. Esto se refleja en una simplificación de los procesos, y mayor agilidad. Además de ser un medio para empoderar a los empleados de su propio crecimiento profesional.

Fuente: Edición anual para los tomadores de decisión “Ekos” – Recursos humanos 2016

Adaptado por la División consultoría de EvaluandoSoftware.com