A medida que las empresas tienen más gente mayor que se jubila, la fuerza de trabajo pasa por un estado crítico de transición. De hecho, se espera que aproximadamente un tercio de la fuerza laboral se jubile en los próximos dos años, lo que trae una nueva tarea de desarrollar y capacitar la próxima generación de empleados.

Con una lenta recuperación económica, y los gastos más acotados, las organizaciones no siempre pueden contratar al mismo ritmo del personal que se jubila, lo que crea una brecha de talentos y conocimiento. Junto con esta brecha, las organizaciones deben luchar para atraer y retener a los trabajadores millennials, haciendo que el personal de recursos humanos tenga que enfrentar importantes retos.

Ahora más que nunca, los profesionales de RRHH, deben implementar soluciones tecnológicas para reclutar, desarrollar y capacitar a los empleados para garantizar que cuentan con el perfil adecuado para lo que se busca, que reciben la capacitación adecuada para tener éxito y que están comprometidos con su trabajo, todo esto ayuda a mitigar la pérdida de personal que deja la empresa.

La gran mayoría de los trabajadores mayores han visto un sinnúmero de cambios durante sus carreras, ya que han hecho la transición de la era del papel a la era digital. Es por eso que muchas empresas a veces carecen de tecnología de punta todavía, y confían en el conocimiento de estos trabajadores para realizar algunas tareas de la misma forma en que se han hecho siempre. A medida que ellos se van, se retiran con el conocimiento de los procesos y del historial de cómo funciona la organización. Para mantener los servicios, estos puestos deben reemplazarse con una nueva generación de trabajadores, aquellos nacidos en la era digital.

Los trabajadores de la nueva generación son conocedores de tecnología, les gusta tener la información a un clic de distancia, accesible 24/7 y están acostumbrados al software del tipo de aplicaciones móviles que es visual, basado en íconos, que utilizan para todo: desde coordinar su vida social, sus cuentas bancarias hasta estudiar para la universidad. Desconocen los sistemas antiguos que todavía muchas empresas utilizan, y su motivación en la carrera es bien diferente de la generación que se retira. Lo que atraía a sus padres y abuelos, estabilidad a largo plazo, beneficios y un buen plan de jubilación, ya no son su prioridad. Esto crea nuevos retos y requiere una nueva forma de contratar y retener los talentos.

A medida que las organizaciones realicen sus prácticas de RRHH y buscan nuevas maneras de reclutar, desarrollar y capacitar a sus empleados, existe una solución que ofrece todas las herramientas para el proceso integral desde la contratación hasta la jubilación. Con formas innovadoras para los procesos de reclutamiento, para desarrollar y capacitar a los empleados, las organizaciones pueden facilitar la transferencia del conocimiento. Las herramientas trabajan juntas para crear una solución unificada que logra que el empleado recién contratado sea completamente funcional cuando reemplaza a sus antecesores, limitando la disrupción de los servicios.

Las nuevas herramientas analíticas pueden mejorar el proceso de selección durante el reclutamiento utilizando relevamiento de comportamiento customizado junto con evaluaciones de experiencia y habilidades para brindar el mejor análisis de los empleados potenciales con las vacantes. A medida que se retiran lo trabajadores mayores, estas herramientas también pueden jugar un rol importante en el planeamiento de la sucesión identificando candidatos con alto potencial dentro de la organización. Esto es especialmente útil en los sectores más técnicos.

Utilizando las herramientas para la gestión del performance, los empleados reciben revisación de su desempeño en 360 grados y cuentan con feedback contínuo de sus supervisores. Estas evaluaciones son útiles para identificar el conocimiento y para focalizarse en las iniciativas de capacitación. A medida que los empleados se desarrollan obtendrán mayores habilidades y conocimiento para ofrecer continuidad dentro de las operaciones de la organización.

Por Ruben Belluomo,
Gerente Comercial de Infor