¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Los términos de los contratos inteligentes se escriben en un código informático situado en la cadena de bloques y firmado criptográficamente por las partes intervinientes, que se ejecutará cuando se den las condiciones previstas. Todo está en ‘blockchain’, lo que significa que es transparente para todas las partes, e inmodificable.

Así se pueden hacer negocios y transacciones con extraños sin que sea necesaria una tercera parte que haga de intermediario de confianza, de validador. El código informático se asienta en premisas muy básicas: si sucede x, ejecuta y. Por ejemplo, si un avión se retrasa más de media hora, indemniza a los pasajeros con el 10% del precio del vuelo.

Ventajas y desventajas

Las ventajas son obvias, y pueden reducirse a tres palabras: autonomía, seguridad y confianza. Utilizando contratos inteligentes ya no resulta necesario recurrir a un tercero —como un abogado o un notario—, que además de estar propenso a errores, ocasiona gastos significativos.

La blockchain es capaz de resguardar la información en una red cifrada que puede consultarse desde cualquier lugar del mundo, por lo que la velocidad y seguridad saltan a la vista.

Por otro lado, este tipo de programas también tienen ciertas desventajas, o más bien obstáculos que superar. El primero consiste en las tecnologías de las que se vale: IoT y blockchain.
Mientras que el IoT (Internet de las cosas) puede permitir una verdadera vinculación con activos reales, lo cierto es que aún le queda un largo camino en seguridad. Los dispositivos IoT son fácilmente hackeables, algo que grandes empresas ya se han unido para solventar. La blockchain, por su parte, es más que segura, pero es inmutable. Una vez acordados los términos, no se pueden cambiar después, algo ciertamente desventajoso para un contrato. Aunque una conocida empresa está construyendo una blockchain editable.

Los expertos en programación de contratos inteligentes tampoco abundan como para promover una adopción masiva, e incluso cabe mencionar que en ocasiones ellos se equivocan. Estos programas son delicados, y si se queda tan sólo un error en su programación (bug) es posible que un tercero con malas intenciones robe los fondos almacenados en el contrato. Ya sucedió con DAO el año pasado, pero dado que esta es una tecnología nueva, tales incidentes pueden resultar comunes al inicio.

Aplicaciones

¿Cuáles son las aplicaciones de un contrato? Veamos sólo algunas frecuentes en los smart contracts

Automatización de pagos

Puede programarse para asegurar que la cantidad requerida llegará en el tiempo especificado a las personas u organizaciones indicadas. Las herencias podrían automatizarse en el futuro, podrían asegurarse los préstamos y, por otro lado, el grupo humanitario Start Network planea usar esta característica para distribuir sus fondos a los más necesitados.

Registro y cambio de propiedad

Pueden registrarse en la blockchain los documentos necesarios para establecer una propiedad desde el inicio, y cambiarla de titularidad mediante contratos inteligentes. Suecia ya está probando su propia plataforma para lograrlo, mientras que en Holanda el banco ABN AMRO está diseñando un sistema para bienes raíces basado en esta tecnología.

Transacciones energéticas

Se ha considerado crear un ecosistema digital para el intercambio de energía. De este modo, fuentes de electricidad o combustible estarían conectadas a contratos inteligentes entre sólo individuos o con organizaciones involucradas, que a su vez podrían personalizar el consumo de cada cliente. Wien Energie GmbH, la compañía energética más grande de Alemania, y Endesa, la más grande de España, están probando esta utilidad. Por otro lado, Innogy SE –subsidiaria del gigante energético alemán RWE—, ya está usando los smart contracts para permitir la recarga de autos eléctricos.

Propiedad intelectual (IP)

Cuando los derechos de un producto o servicios son compartidos la distribución de los ingresos puede ser dificultoso. Los contratos inteligentes pueden no sólo facilitar estos procesos, sino automatizarlos. Así, por ejemplo, en Reino Unido ya se ha desarrollado un nuevo tipo de contrato inteligente especialmente diseñado para la IP en la industria de los videojuegos.

Seguros

En este sector se requerirían oráculos comunes de confianza entre la aseguradora y el usuario, pero el proceso de pagos ante incidentes podría automatizarse y por tanto librarse de papeleo y tiempo valioso. La firma legal Hogan Lovells ya ha realizado una prueba al respecto para seguros contra terremotos.

Apuestas

Ya no se requerirían terceros de confianza para ninguna clase de apuestas. Dos o más partes pueden recurrir a un contrato inteligente para asegurar que las condiciones van a cumplirse.

Compras automáticas

Podría configurarse un contrato inteligente para la compra de acciones, criptomonedas o cualquier otro producto a un precio fijo durante un período de tiempo determinado.

Votaciones

Pueden registrarse y verificarse de manera segura y exacta los resultados de cualquier encuesta, desde algún tema trivial hasta elecciones gubernamentales, e incluso establecer una consecuencia inmediata para esas votaciones según sean los resultados.

Propiedad inteligente

Como describió Szabo desde el principio, es posible incrustar un contrato inteligente en cualquier objeto que sea controlado por medios digitales. De ahí nace la ‘propiedad inteligente’ (smart property), que puede asimilarse a objetos IoT —conectados a la red—. Estos pueden ir desde viviendas hasta automóviles. Así, por ejemplo, podría automatizarse la renta de estas propiedades.

Fuente: Qué son los contratos inteligentes, CriptoNoticias.com

Adaptado por la división consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores