¿Qué es la Gestión del Cambio Organizacional y para qué implementarla?

Qué es la gestión del cambio organizacional

¿Qué sistema de gestión necesita su empresa?

¿Qué es la Gestión del Cambio Organizacional y de qué forma puede afectar a tu empresa si no se implementa de forma adecuada?

La gestión del cambio organizacional es el enfoque que, a través de estrategias, se encarga de conducir los procesos de transición dentro de una organización. Dichas estrategias permiten anticipar, ejecutar, controlar y medir el cambio, así como para ayudar a todos los miembros a adaptarse al mismo.

Adáptate con éxito a los cambios que necesita tu organización y genera un proceso que potenciará la adaptabilidad en cualquier contexto.

¿Qué es la gestión del cambio organizacional?

La gestión del cambio organizacional es el enfoque que, a través de estrategias, se encarga de conducir los procesos de transición dentro de una organización. Dichas estrategias permiten anticipar, ejecutar, controlar y medir el cambio, así como para ayudar a todos los miembros a adaptarse al mismo.

El cambio organizacional puede darse en la estructura de la organización, los empleados o la tecnología. Cuya finalidad es lograr que la empresa sea capaz de responder, rápida y eficientemente, a las demandas del entorno donde desarrolla su actividad.

Para qué realizar el cambio organizacional

Implementar la gestión del cambio en tu organización permitirá:

Obtener mejores resultados del proyecto

Una de las razones más importantes para gestionar el cambio organizacional es la optimización de los resultados y el mejor desempeño organizacional.

Disminuir los costos del proyecto

Si una transición es compleja, resulta costosa en términos de tiempo y recursos. Con una gestión más eficaz existe una mejor relación costo-beneficio.

De este modo, se reducen los costos del proyecto, por ejemplo, con un mejor diseño del proyecto, la mitigación de riesgos, mayor eficiencia, etc.

Mejorar la experiencia de tus colaboradores
Cuando se realizan cambios en la compañía, es vital capacitar a los empleados para comprender sus nuevos roles y construir una cultura orientada al cambio.

Así, se disminuye la resistencia de los empleados. Lo cual es muy relevante, ya que el rechazo puede aumentar drásticamente los costos del proyecto hasta incluso detenerlo por completo.

A la vez, al lograr una mayor satisfacción, los empleados mejoran su desempeño, productividad, compromiso y otras métricas clave.

Cuidar la experiencia del cliente final

Un proceso de cambio organizacional gestionado permite que las transformaciones sean fluidas, sin afectar la experiencia de los clientes finales. Potenciando su fidelidad.

Realizar los cambios con más rapidez

La gestión del cambio permite una implementación exitosa en menos tiempo. Permitiendo alcanzar los objetivos propuestos y reaccionar ante circunstancias externas con mayor rapidez.

De este modo, la estrategia organizacional se alineará cada vez más con la gestión del cambio hasta convertirse en parte de su cultura.

Ser más competitivo

Procesos comerciales mejorados, colaboradores más eficientes, herramientas adecuadas, etc., todo esto ayuda a una organización a adelantarse a sus competidores.

Con una gestión ágil del cambio y la capacidad de resiliencia, los resultados serán mejores, contribuyendo a que tu organización sea innovadora.

Tipos de cambio organizacional

Antes de comenzar un proceso de transformación organizacional es necesario conocer qué tipo de cambio está ocurriendo. El primer paso es comprender qué modelo de gestión se adapta mejor a su empresa o equipo.

A continuación, te compartimos los 5 tipos de cambio organizacional que existen:

1. Cambio en toda la organización

Se trata de una transformación que afecta a toda la organización. Como, por ejemplo, la introducción de nuevas herramientas tecnológicas, una nueva estructura en los mandos directivos, entre otras.

En este caso, todos los colaboradores van a percibir el cambio y a medida que se van implementando van a notar las mejoras. Mostrando la necesidad del cambio y el impacto positivo de la modernización.

2. Cambio transformacional

El cambio transformacional apunta específicamente a la estrategia organizacional de una empresa. Las empresas que mejor se adaptan para soportar los cambios rápidos en su industria son ágiles, adaptables y están preparadas para transformar sus planes de juego cuando surja la necesidad.

Las estrategias para guiar el cambio transformacional deben tener en cuenta la situación actual y la dirección que una empresa planea tomar. Las tendencias culturales, el clima social y el progreso tecnológico son algunos de los muchos factores que los líderes deben considerar.

3. Cambio de personal

El cambio de personal ocurre cuando una empresa experimenta un repentino crecimiento o despidos.

La amenaza de despidos provoca miedo y ansiedad entre los miembros del personal, y los líderes deben esperar que la moral de los empleados sufra. Sin embargo, la empresa debe seguir adelante. Es importante mostrar compasión genuina y motivar a los empleados para que continúen trabajando duro en tiempos difíciles.

Si bien la contratación masiva tiene mejores implicaciones para una empresa, no está exenta de desafíos. Contratar en masa es una señal de crecimiento, lo que hace que las empresas sean susceptibles a los cambios culturales y la desorganización. Si la transición no se maneja correctamente, puede causar caos, ineficiencia y, en última instancia, impedir un mayor crecimiento.

4. Cambio no planificado

El cambio no planificado se define como una acción necesaria y organizada después de eventos inesperados.
Por ejemplo, cuando un director ejecutivo abandona de forma abrupta la empresa o se produce una violación de la seguridad, se produce el caos y la interrupción. Al establecer estrategias básicas de cambio organizacional para estas situaciones, las organizaciones pueden minimizar estos riesgos no planificados y emerger como más adaptables y resilientes.

5. Cambio correctivo

Los líderes implementan cambios correctivos cuando identifican fallos o ineficiencias en la empresa. Un caso son las dificultades financieras que, por lo general, se deben a procesos poco eficientes.
Aunque los esfuerzos de cambio correctivo deben adaptarse al problema específico en cuestión, aún requieren estrategias de cambio organizacional efectivas para ser exitosos.

Factores que impulsan el cambio organizacional

Existen factores que empujan a una organización a realizar cambios, entre ellos podemos identificar los siguientes:

Factores externos

Toda organización existe en un entorno social, político, tecnológico, económico y legal que pueden impulsar los cambios dentro de la misma. En este sentido pueden darse cambios, por ejemplo, de:

Tecnología

Cuando una organización trabaja con tecnologías obsoletas, se vuelven menos productivas y rentables. En ese momento, deben apostar por una nueva tecnología que afecta la estructura de trabajo y precisa un nuevo equilibrio.

Cambios sociales

Donde las personas cambian sus prioridades, valoran nuevas maneras de trabajar o tienen nuevas necesidades. Un caso muy paradigmático, es la popularización del trabajo remoto o híbrido que han empujado a las organizaciones a ofrecer nuevas condiciones a sus colaboradores.

Cambios jurídicos y políticos

Nuevas medidas políticas o leyes que afectan a su actividad, empujan a las empresas a adaptarse para cumplir.

Transformación del mercado

Un producto que se dejó de vender o la existencia de una empresa que compite de forma directa son casos de este tipo.

Los cuales requieren de una readaptación de las organizaciones para poder conquistar su cuota de mercado.

Factores internos

Son los cambios que se imponen desde adentro de la organización.

Una organización poco eficiente

Por ejemplo, debido a un crecimiento repentino, la falta de coordinación entre las áreas, comunicación deficiente, falta de cooperación, o un liderazgo poco claro.

Cambios en la dirección

Cuando por distintas circunstancias se cambia parte del nivel directivo de la compañía es preciso emprender la renovación. Nuevas ideas, otras formas de trabajar y la reticencia de los empleados son algunas de las razones para gestionar en esta instancia.

Cultura del trabajo

La gestión del cambio organizacional pone en el centro a las personas. La cultura del trabajo se ha ido transformando de generación en generación. Los mayores de 50 años son más fieles a sus empleadores, los que tienen entre 30 y 40 años a sus expectativas personales, mientras que los más jóvenes “fluyen”.

Esto hace que la rotación de trabajadores sea mayor, ocasionando gran presión sobre el área gerencial.

Evitar la inercia

Modernizar procesos o simplemente implementar la cultura del cambio en la organización para tomar acción de forma ágil cuando sea necesario.

6 claves para una gestión del cambio organizacional exitosa

Para gestionar de forma exitosa el cambio dentro de una organización es preciso seguir estos pasos:

1. Definir el cambio con claridad y alinearlo a los objetivos comerciales

¿Qué tipo de cambio necesitas implementar? Es importante dar respuesta a esta pregunta y realizar una revisión consciente de los objetivos organizacionales. Como así también de las metas de desempeño que harán posible llevar el negocio en la dirección correcta desde el punto de vista estratégico, financiero y ético.

En este ejercicio es probable que puedas valorar el cambio, como así también el esfuerzo y los recursos necesarios.

2. Determinar su impacto

¿A quiénes afectará el cambio? En este paso es preciso evaluar en qué áreas impactará de forma directa y cómo será el efecto cascada. Aquí también se pone foco en cómo será recibido el cambio y qué capacitaciones o apoyos se precisan para mitigar los impactos.

3. Desarrollar una estrategia de comunicación

La estrategia de comunicación debe incluir un cronograma sobre cómo se comunicará el cambio, los mensajes clave y los canales y medios de comunicación que planea utilizar. Así como la gestión de la retroalimentación que se reciba de dichas comunicaciones.

4. Formar a los agentes del cambio

Es importante que los colaboradores, que son agentes del cambio, reciban capacitación, estructurada o informal. De este modo, van a adquirir las habilidades y el conocimiento necesarios para operar de manera eficiente a medida que se implementa el cambio.

5. Implementar una estructura de apoyo

Dar apoyo, sobre todo en las áreas o personal más afectado, es esencial para ayudar a los empleados a adaptarse emocional y prácticamente al cambio. Esto va a ayudar a desarrollar el dominio de los comportamientos y las habilidades técnicas necesarias para lograr los resultados comerciales deseados.

6. Medir y optimizar el proceso de cambio

¿Ayudó el cambio a lograr los objetivos comerciales? La respuesta a esta pregunta delatará si la gestión del cambio ha sido exitosa. Medir los resultados y reflexionar sobre lo que se podría haber hecho mejor ayudará a optimizar el proceso.

En este paso es vital la documentación de las conclusiones para aplicar en futuras ocasiones.

Como vemos seguir estos pasos hará que el ciclo de cambios dentro de tu organización sea ordenado y sea más simple llegar a un resultado exitoso.

¿Qué sistema de gestión necesita su empresa?