Las copias de seguridad de las plataformas son una parte esencial de la administración de sistemas. Es, por lo tanto, un tema ampliamente estudiado y para el que se han creado multitud de herramientas. Sin embargo, realizar buenos backup sigue siendo una tarea compleja en la que interviene la definición de la política, el estudio y la elección de las herramientas y su implementación.

Políticas de Backup

La política de backup es la definición de los diferentes aspectos de las copias de seguridad: ¿De qué se debe hacer backup? ¿Cada cuánto se realiza la copia de seguridad? ¿Qué retención deben tener? ¿Dónde se guardan las copias? ¿Cuánto tiempo es aceptable que se pueda tardar en recuperar datos?

Obviamente, siempre es deseable tener copias diarias de todos los ficheros con una retención alta y almacén local para recuperar rápidamente, así como externo para mayor protección. Sin embargo, esto está reñido con la eficiencia y con los costos: robots de cintas, ocupación de disco, espacio físico para guardar las copias, etc. Por lo tanto, es necesario encontrar un compromiso marcando máximos en los costos, y priorizando el backup de los recursos más críticos.

Cada proyecto o plataforma tiene sus propias necesidades que es necesario definir para establecer la política. Para ello, es útil:

  1. Diferenciar entre distintos entornos (preproducción, desarrollo, test, producción, etc.)
  2. Determinar los costos de las posibles pérdidas de datos.
  3. Valorar el tiempo que se tardaría en la recuperación.
  4. Valorar los recursos disponibles (hardware, velocidad de la red, discos remotos, etc.).
  5. Analizar qué es imprescindible copiar y qué no.

Dónde se guardarán las copias

Un aspecto importante de seguridad a la hora de establecer una política de backup es dónde se van a guardar las copias de seguridad. Cuando se definen planes de prevención de riesgos en cuanto a tecnología se suele considerar el vaulting para mitigar los efectos de un posible incidente en el site donde se realiza el backup. Esta práctica consiste en mover a otra localización periódicamente una copia completa de los datos: por ejemplo una vez al mes. Esto es habitual cuando el soporte físico es en cinta.

Esto es distinto del archiving, que consiste en mover datos antiguos que no se están utilizando a una localización distinta. Un backup es siempre una copia, mientras que el archiving consta de los datos originales que son trasladados porque no se utilizan pero no se quieren eliminar definitivamente.

Aunque hay diversas opciones de storage es interesante considerar el servicio “Glacier de Amazon”. Su bajo coste es una gran ventaja, pero el hecho que la restauración no esté asegurada en un tiempo concreto y que pueda tardar algunas horas lo descarta para el vaulting mientras que lo convierte en interesante candidato para archiving, donde no hay exigencias de recuperación de datos en tiempos limitados.

Restauración

El objetivo final de un backup es poder restaurarlo en caso de pérdida de los datos. Por lo tanto, tener presente la restauración a la hora de definir una política de backups o escoger una herramienta es clave. Para ello, es importante haber decidido previamente, en la gestión de riesgos, los siguientes puntos:

  1. RTO (Recovery Time Objective). Es el tiempo máximo en el que se debe alcanzar un nivel de servicio mínimo tras una caída del servicio (por ejemplo, debido a pérdida de datos) para no causar consecuencias inaceptables en el negocio.
  2. RPO (Recovery Point Objective). Es el periodo de tiempo máximo en el que se pueden perder datos de un servicio. Si el periodo de tiempo es de 6 horas, se debe realizar el backup cada menos tiempo y poder recuperar la información antes de agotar el periodo.

El tiempo de restauración de un backup en caso de pérdida de datos forma parte del tiempo en que no hay servicio, por lo que cuanto menos tarde antes se restablecerá el proceso de negocio soportado.

Herramientas

Las herramientas permiten implementar la política de backup. Dada la variedad de plataformas, se han creado muchísimas herramientas que actúan a diferentes niveles. Algunos tipos de backup y herramientas (hay muchos más) se muestran a continuación:

Sincronización

Este tipo de backup permite que dos directorios en localizaciones distintas (en la misma máquina o en hosts separados) contengan los mismos archivos. Muchas de las herramientas que permiten la sincronización se basan en “rsync” o en su librería.

  1. Rsync: la herramienta más conocida de sincronización de archivas, tiene muchas opciones que dan gran flexibilidad.
  2. Duplicity: se basa en la librería de “rsync” para realizar backup de ficheros comprimidos y encriptados.
  3. Unison: permite la sincronización de directorios aprovechando características de distintos sistemas y herramientas.

Copias

El sistema básico de realizar backup es la copia de los archivos a un espacio aparte. En este caso, se pueden utilizar herramientas de un gran rango de diversidad y complejidad.

  1. fwbackups: herramienta con una interfaz simple pero con muchas opciones, permite programar backup a distintos niveles.
  2. Bacula: herramienta muy completa que permite realizar backup de varios niveles (total, diferencial, incremental), de distintos clientes (linux, solaris, windows) y a diversos soportes (cinta y disco). Es software libre aunque tiene opción de soporte comercial.
  3. Mondorescue: este software permite realizar backup de una instalación entera, y puede dejar las copias en numerosos soportes físicos.

Bases de datos

Las bases de datos piden un trato especial. Guardar los archivos que contienen las bases de datos no suele ser un buen sistema de backup, ya que una copia del fichero en un momento cualquiera puede generar una base de datos inconsistente. Por ello,cada servidor suele proporcionar un sistema de copias de seguridad, a menudo basadas en volcados de datos en distintos formatos.

Snapshot

Los snapshots son “fotografías” del sistema o de una parte que permiten recuperarlo en un estado que se sabe que es correcto. Los snapshots se pueden realizar a distintos niveles.

Continuous Data Protection

Consiste en guardar automáticamente una copia de todos los cambios realizados en los datos, adquiriendo una copia remota de todas las versiones. Esto permite realizar recuperación de los datos de cualquier momento. Aunque hay sistemas optimizados para guardar únicamente las diferencias y ocupar poco espacio en disco, este sistema tiene penalizaciones en la red dada la continua transferencia de datos.

Para tener en cuenta

Con la infinidad de herramientas disponibles, la elección puede hacerse complicada. Para simplificar la búsqueda y reducir las opciones, es imprescindible definir las necesidades propias y lo que ofrece cada solución, para encontrar la herramienta que mejor las cubra. Algunas cuestiones que pueden ayudar en la elección de una herramienta son las siguientes:

  1. Instalación: ¿Está paquetizada o es necesario compilar? ¿Es fácil de instalar? ¿Tiene requerimientos especiales?
  2. Configuración y mantenimiento: ¿Es fácil de mantener? ¿Es capaz de implementar la política? ¿Cuánto tiempo de aprendizaje requiere? ¿Tiene interfaz gráfica?
  3. Restauración: ¿La restauración es fácil y rápida? ¿Puede un usuario restaurar un fichero suyo o debe ser siempre el administrador?
  4. Compatibilidad: ¿Sirve para todos los sistemas de la plataforma? ¿El servidor debe correr en un sistema concreto?
  5. Soporte físico: ¿Permite backup a cinta, DVD, sistemas de ficheros remotos, disco…?
  6. Licencia: ¿Es software libre o comercial? ¿Dispone de soporte para empresas?

Conclusiones

La variedad de opciones permiten definir ampliamente la política de backup de forma que se pueda utilizar una o varias herramientas para la misma plataforma, así como distintos niveles y retenciones para distintos ficheros. A menudo no hay una solución única y fija, y raramente la misma política sirve para dos plataformas diferentes.

Aunque es recomendable ser flexible para los pequeños cambios (la política o los recursos pueden sufrir modificaciones), realizar grandes cambios en el sistema de backup puede ser complejo, por lo que es importante realizar un buen estudio para escoger la mejor opción. La clave se encuentra en definir y cubrir las necesidades de cada plataforma ajustando el sistema a los recursos disponibles.

Fuente: Ing. Alba Ferrer, Aspectos profesionales

Adaptado por la División Consultoría de www.evaluandosoftware.com