Una posible forma de definir el término de outsourcing es atendiendo a su etimología. La traducción de la expresión inglesa outsourcing hace referencia al recurso a fuentes externas para lograr el fin deseado, En este sentido, el outsourcing se presenta como una oportunidad para incorporar a la empresa una serie de capacidades de la que no se dispone.

Tipos de outsourcing

Los tipos de objetivos fundamentales que se persiguen al implementar outsourcing en una empresa, son tres:

  1. Reducir costos
  2. Mejorar el servicio.
  3. Transformar el negocio.

Cada uno de estos tipos de objetivos lleva aparejado un tipo diferente de externalización.

Soporte: Es un outsourcing de la infraestructura tecnológica y las tareas asociadas, que se mide fundamentalmente por rendimiento y costo.

Mejora: Se busca la realización de tareas en un proceso, en base a estándares e           indicadores del negocio.

Transformación: En este tipo de outsourcing, el proveedor se responsabiliza de     procesos completos, por lo que la evaluación ha de basarse en indicadores del negocio..

Outsourcing como decisión estratégica

Una posible forma de definir el término de outsourcing es atendiendo a su etimología. La traducción de la expresión inglesa outsourcing hace referencia al recurso a fuentes externas para lograr el fin deseado, En este sentido, el outsourcing se presenta como una oportunidad para incorporar a la empresa una serie de capacidades de la que no se dispone. Así, mediante el outsourcing los directivos tratan de configurar un mapa de competencia que le permita mantener y mejorar su posición competitiva.

La empresa que acomete un proceso de outsourcing deja de gestionar internamente la operativa de una serie de funciones o procesos, que no están relacionados con sus competencias nucleares, para adquirirla a un proveedor externo. Este ha desarrollado su ventaja competitiva en dichas funciones y, consecuentemente, puede ofrecer un mejor servicio que el que se obtiene internamente. Ahora bien, la empresa cliente mantiene el control y la gestión estratégica del servicio que contrata fuera y es responsable, junto con el proveedor, de establecer las directrices que permiten alinear las características del servicio con sus objetivos estratégicos.

Es posible afirmar que el outsourcing es una forma de transformar un proceso o una función interna en un servicio proactivo con unos niveles de cumplimiento predefinidos El carácter proactivo de la relación de outsourcing se materializa en la mejora continua del citado servicio, ya que el cliente y el proveedor trabajan día a día para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

Claramente, la utilización del outsourcing permite a las compañías potenciar sus recursos para afianzar su ventaja competitiva. Sin embargo, dicha concepción no ha estado desde siempre en la mente de los gestores. Así, el concepto de outsourcing ha ido evolucionando desde un enfoque táctico, que busca la consecución de  resultados a corto plazo, hacia otro enfoque de caracteres más estratégico que pretende afianzar la ventaja competitiva a lo largo plazo (ver Figura 1).

Inicialmente, las empresas encaran procesos de outsourcing con el objeto de liberar recursos y aligerar sus estructuras de costos. Sin embargo, ante el nuevo entorno cada vez más competitivo, las compañías han abandonado el enfoque táctico y han optado por concentrarse en sus competencias nucleares y realizar el outsourcing de aquellas actividades de las que la empresa no tiene necesidad estratégica crítica.

La adopción de este último enfoque ha permitido comprobar que el outsourcing consigue el desarrollo de la ventaja competitiva de las empresas ya que:

  1. Proporciona a la organización mayor flexibilidad, tanto en capacidad de respuesta, por estar menos integrada verticalmente, como en costos, por existir una clara variabilización de los costos fijos al ser trasladado, en parte, a la empresa proveedora.
  2. Permite aprovechar las capacidades de proveedores especialistas y obtener de ellos un servicio de alta calidad que difícilmente podría desarrollarse internamente.
  3. Libera tiempo de la dirección y le permite concentrarse en el desarrollo de aquellas actividades claves que afianzan la posición en el mercado y cuyo desarrollo consigue levantar claras barreras para los competidores.

La conjunción de todos estos factores consigue la potenciación de los recursos de toda compañía y su concentración en el desarrollo de aquellas actividades  básicas de su negocio permitiendo así, afianzar y mejorar su posición competitiva.

División consultoría de EvaluandoSoftware.com